fbpx
Diáspora

Venezolanos en Chile deciden ahorrar sus fondos de las AFP por incertidumbres laborales y políticas

Referencial
Héctor Daniel Brito

AFP son las siglas que refieren a la Administradora de Fondo de Pensiones. Es el equivalente al IVSS (Instituto Venezolano de los Seguros Sociales) en Venezuela. Sin embargo, en Chile son compañías privadas que se encargan, mes a mes, de recibir las cotizaciones de todos las personas que tienen un contrato de trabajo y donde se va acumulando un fondo, del cual, posteriormente, saldrá el monto a cobrar como pensión cuando cada persona alcance su edad de jubilación.

Recientemente, el Congreso chileno realizó una reforma a la Constitución que permite a todo chileno y extranjero residente retirar la totalidad de sus fondos (si no sobrepasa el millón de pesos ahorrado) y de retirar el 10 % si tiene más de 10 millones ahorrados.

«Yo, a la fecha, tengo ahorrados $750 mil pesos chilenos (el equivalente a $1.000 USD). Por ley, puedo retirar todo ese dinero y sí pienso hacerlo, principalmente, para ahorrarlo en mi cuenta personal y, una vez que pase la pandemia, invertirlo en una mudanza que tengo planificada«, comparte José Vegas, migrante venezolano.

Vegas tiene un año y cuatro meses viviendo en Santiago de Chile. Desde que migró a ese país ha estado trabajando formalmente, es decir, bajo contrato de trabajo. Es asistente de un local de comida rápida chilena (en Venezuela, vendría siendo el equivalente a un puesto de subgerente).

«Trabajar de manera formal me ha permitido en este periodo de tiempo cotizar mes a mes en la AFP donde me encuentro afiliado (en su caso, Modelo), lo cual, para un extranjero acá en Chile, es sumamente necesario puesto que es uno de los requisitos al momento de querer solicitar su residencia definitiva«, reflexiona el zuliano.

Syremni Bracho, una venezolana quien labora en un call center de la capital, también pertenece a la AFP Modelo, tiene más de 12 cotizaciones y todavía no llega a las siete cifras, por lo que esperará la cotización de julio para retirar su «primer millón», como le gusta denominarlo.

«Espero, con el favor de Dios, pagar el pasaporte y la visa de mi mamá con una parte de ese dinero, y con la otra parte comprar dólares y guardar. En este país me huele a socialismo y eso me preocupa«, señala.

Además, agrega: «Otro tema es que mi contrato de trabajo es de prueba con término en agosto, si no me renuevan el contrato, me tocará sobrevivir con ese dinero hasta que consiga un nuevo empleo, porque lamentablemente la situación está ruda«.

Por otra parte, Carlos Vargas, trabajador en un call center que presta servicio a varias cadenas de retail, sí logró retirar el monto. Cuenta que recientemente le llegó un correo electrónico que le indicaba que podía «soltarlo».

«Fue súper fácil y rápido. Ya solo debo esperar los 10 días hábiles para que me den mi plata (se abona a cuenta bancaria)», precisa Vargas.

No lo ven conveniente para su jubilación

La experiencia es similar con Yonny Pérez, cajero bancario, quien califica de «excelente» la medida aplicada en Chile sobre los fondos de las AFP.

«Ya con esto puedo cubrir algunos gastos. Además, muchas personas han perdido sus empleos y esto les viene perfecto para saldar un poco un poco sus necesidades básicas«, indica Pérez, quien opina que disponer del dinero cotizado en condición de jubilado «no alcanzaría para nada».

Los migrantes venezolanos, como parte de los afectados por la recesión económica en Chile a consecuencia de la pandemia del Covid-19, tienen pensado hacer diligencias distintas con la obtención de sus cotizaciones, sin embargo, sostienen una misma visión: el ahorro.

Sobre el autor

Héctor Daniel Brito

Héctor Daniel Brito

Reportero de Papagayo News

Deja un comentario