Diáspora

Venezolanos celebran el “Día del Abrazo en Familia” a distancia

Archivo: Crónica Uno
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Más de 4 millones de venezolanos, según ACNUR, han migrado a diferentes países, en busca de un mejor futuro y alejándose de sus seres queridos. El “Día del Abrazo en Familia”, que se celebra el segundo domingo de noviembre, les toca aguantarse las lágrimas y dar un abrazo a la distancia.

“Es francamente difícil, inexplicable lo que sientes al no tener cerca a los que más amas”, expresa María Guadalupe Pacheco, quien con 21 años decidió viajar a Perú junto a su pareja, sin imaginar lo difícil que sería estar alejada de sus seres queridos.

Su madre, persona a quien menciona continuamente mientras intenta explicar su experiencia lejos de casa, representa para ella un pilar en su vida.

A veces, me entra un miedo tan fuerte que solo quiero salir corriendo y abrazar a mi mamá, sentir su calma, su calidez, pero por ahora solo me toca imaginarlo”, comenta casi entre lágrimas.

Destaca que, aunque le emociona poder observar a sus sobrinos, hermanos y a sus padres a través de su teléfono, no le resulta fácil no tenerlos cerca. “Ver a mis sobrinos crecer a través de un aparato es duro”, expresa.

Explica que siente mucho desconsuelo, pero su bebé, que nació en Perú, la ayuda continuamente a renovar sus fuerzas y a confiar en que pronto volverá a abrazar a su familia entera sin impedimento.

Apoyo en la distancia

Stephany Hurtado, de 23 años, reside en Argentina desde hace unos cinco meses. Manifiesta que en su caso, su familia ha representado un apoyo en la distancia, aunque solo se trate de llamadas regulares a través de su teléfono.

Nada más hablar con ellos, así sea por celular, me da satisfacción. Puedo contarles mis problemas, más allá de que sea por medio de una pantalla”. Explica que su familia siempre ha representado un soporte importante en su vida.

Ha laborado en distintos lugares desde que llegó al país suramericano, en algunos le costó más que en otros mantener la comunicación, pero siempre intentó no perderla. Sin embargo, de vez en cuando la melancolía llega.

Nada más verlos por una pantalla es medio triste, pero mayormente hablo con ellos, cualquier noticia que tengamos nueva, la comunicamos”, comparte.

Mensaje esperanzador

Lo primero es recordar que familia que reza unida va a permanecer unida, a pesar de la distancia. Eso es signo de la comunión de los santos”, recuerda José Gregorio Bracamonte, Vicario general de la Diócesis de Maracay.

Afirma que para la Iglesia católica representa un dolor muy grande ver a las familias separadas, específicamente por la migración. Sin embargo, hace un llamado para que mantengan la esperanza de volver a reunirse.

El padre indica que la Iglesia intenta prestar un apoyo tanto emocional como de alimentación, dedicado en gran parte para abuelos y nietos, quienes se han quedados solos mientras sus familiares trabajan fuera del país.

Además, resalta que para este año el lema es “la familia constructora de una nueva sociedad”. Así buscan fomentar el reavivamiento de los valores y principios familiares, donde se incluye incluso la disciplina.

Colombia, Perú, Ecuador y Brasil son los principales destinos de los migrantes venezolanos, quienes huyeron de la crisis económica, política y social que enfrenta su país.

El Periodiquito

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario