Economía Política

Régimen venezolano estaría esquivando las sanciones de Estados Unidos con criptomonedas en los aeropuertos

Archivo
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Según un informe publicado en el medio de noticias ABC, el 22 de julio, el mandatario Nicolás Maduro autorizó el uso de una aplicación que recauda impuestos aeronáuticos y luego los convierte a bitcoins.

Así lo afirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnunchin, cuando prohibió en marzo “cualquier transacción económica vinculada al sistema financiero estadounidense con cualquier moneda digital que haya sido emitido por el Gobierno de Venezuela a partir del año 2018”, señala el diario.

La aplicación Jet Man Pay es, irónicamente, de origen estadounidense; y Venezuela convierte los fondos BTC a través de socios en países como China, Rusia y Hungría. Los fondos luego se depositan como dólares fiduciarios, es decir, administración de fideicomisos, en cuentas bancarias controladas por el Gobierno en esos países.

Esta práctica resulta curiosa puesto que, de acurdo con los decretos emitdios desde el Ejecutivo, las transacciones de criptomonedas en el país se “manejan” con el token Petro, el cual, en palabras de Maduro, es el respaldado por las reservas de varios recursos naturales de Venezuela como petróleo, oro, diamantes y gas. Sin embargo, las conversiones a través de dicha app es realizada a bitcoins. 

Según el contrato de representación al que tuvo acceso ABC, suscrito y efectivo desde el 1 de noviembre de 2017, la compañía estadounidense BCDA Aeronautical Solutions LLC, constituida en el estado de Florida, bajo el # L16000037346 y domiciliada en el 12677 NW 14th Sunrise FL 33321, autoriza a su representante venezolana Barracuda Soluciones Aeronáuticas C.A., domiciliada en Caracas e inscrita en el registro mercantil el 16 de octubre del año 2014, a operar como distribuidor autorizado y exclusivo para el manejo de aerolíneas, aviones privados y de carga dentro del territorio venezolano.

Es importante resaltar que la compañía matriz (de Florida) y su filial venezolana pertenecen a la misma familia. La primera a Elena Romero de Lovera, esposa de Ángel Alberto Lovera Romero, un piloto de aviones venezolano, dueño de la segunda.

Ante las sanciones del gigante del norte de las cuentas del chavismo en ese país, los impuestos aeronáuticos provenientes de las aerolíneas internacionales que continúan viajando a Caracas se están recogiendo por medio de la mencionada aplicación, a través de billeteras digitales (wallets) que convierten el pago en bitcoins, un tipo de criptomoneda (al cambio del día 1 bitcoin equivale a 9.228,12 euros) y los desvían a cuentas en el exterior.

De acuerdo con fuentes del aeropuerto consultado por el periódico, las bitcoins las transfieren a casas de cambio internacionales ubicadas en Hong Kong, Rusia, China y Hungría y, posteriormente, ellas transfieren los dólares a cuentas del Gobierno venezolano en estos países.

Un adendum (modificación a un certificado de inscripción) al que tuvo acceso ABC, firmado por el director general del IAIM, almirante Carlos José Viera Acevedo, y el director de Barracuda Soluciones, Ángel Lovera, establece que el Aeropuerto de Maiquetía retiene a su favor el 2 % sobre el monto recaudado, al igual que la compañía intermediaria.

¿Cómo termina la transacción?

 La negociación se llevaría a cabo de la siguiente manera: aterriza un avión en Maiquetía; por la aplicación Jet man Pay las aerolíneas transfieren los dólares para repostar combustible. PDVSA rellena el depósito y luego liquidan el dinero a través del mismo procedimiento que hacen con las tasas aeroportuarias. Barracuda C.A. se queda con un porcentaje, el resto lo transfiere a cuentas de Pdvsa en el exterior y así el Gobierno recupera el dinero.

Todo este procedimiento está regulado por la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrid), que está adscrita a la vicepresidencia económica a cargo de Tarek el Aissami, a quien recientemente se le ha dispuesto una orden de captura emitida por Estados Unidos.

El director de la Sunacrid es Joselit Ramírez, mano derecha de El Aissami y anteriormente su secretario cuando El Aissam era vicepresidente.

Por lo tanto, planea expandir el plan de recaudación de impuestos de aviación a otros aeropuertos más allá del de la capital, Caracas, y en breve firmará un acuerdo para aplicarlo a los pagos de reabastecimiento de combustible de aeronaves, de acuerdo por lo reportado por el medio.

En la actualidad, las aerolíneas que sirven a Venezuela tienen dificultades para realizar esos pagos debido a que Estados Unidos sanciona las cuentas de la empresa estatal PDVSA. La publicación cita documentación que supuestamente vio en privado:

En lo que va de este año, el Gobierno venezolano no ha recibido un dólar para rellenar los tanques de gasolina porque las aerolíneas no saben cómo pagar el servicio debido al bloqueo de las cuentas de PDVSA“.

El movimiento es notable por la ausencia del Petro en su cadena de suministro, ya que el régimen de Maduro lo había defendido como una forma de evitar las restricciones económicas cuando “entró en vigencia” en el 2018.

Hasta el momento esta manera de recaudar impuestos funciona solamente en el aeropuerto principal de Caracas, pero existen planes de proyectarlo a las demás terminales nacionales y al puerto de La Guaira.

Totalmente centralizado y controlado por Caracas, el proyecto ha tenido una aceptación limitada debido a que Estados Unidos también prohíbe la interacción extranjera con este. Un grupo de expertos con sede en Washington describió al Petro como un fracaso a principios de este mes.

A pesar de su público y notorio declive (al pasar de producir 3.000.000 de barriles al día a apenas 741.000), PDVSA es la única empresa nacional que aún genera dólares al Gobierno de Venezuela y le permite continuar con las misiones sociales y el reparto de las cajas de alimentos (CLAP).

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario