Economía

¿Qué implica realmente un cese de las operaciones de Visa y Mastercard en Venezuela?

Desde el 14 de marzo, Estados Unidos asomó la posibilidad de ejecutar nuevas sanciones a través del cese de operaciones en Venezuela de diferentes procesadoras de pago, lo que se traduciría en la imposibilidad de utilizar puntos bancarios y tarjetas de crédito que se soporten en ese tipo de plataformas internacionales.

Este jueves, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, dio un paso más: sancionó al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) y a su filial en Uruguay, al Banco Bicentenario, al Banco de Venezuela y al Banco Prodem S.A., con sede en Bolivia, presuntamente por  ser utilizados por el Gobierno de Nicolás Maduro para actividades “no acordes” y ser “vehículos para trasladar fondos al exterior, en un intento de apuntalar a Maduro”.

Hasta el momento, la medida no compromete directamente los servicios de Visa, American Express y Mastercard en otros bancos, pero fuentes de las agencias de noticias Reuters y EFE, que prefirieron mantener su anonimato, aseguran que Estados Unidos prohibió a dichas procesadoras mantener actividades con las instituciones financieras venezolanas, a partir de marzo de 2020.

Las posibles consecuencias

De ejecutarse en todos los bancos la medida aún no oficializada, las consecuencias serían perjudiciales para Venezuela, o para cualquier otro país en esa posición. “Sería prácticamente poner en cero cualquier actividad económica, como un blackout financiero y cerrar cualquier medio de pago”, indicó a Papagayo News el administrador y consultor Fernando Serrano.

El experto opina que, si bien una salida definitiva de Visa y Mastercard haría cuesta arriba las operatividades del Gobierno, dificultaría aún más la operatividad de los clientes que tienen fondos en esos y otros bancos por tratarse de un sistema interconectado.

“Los más perjudicados, evidentemente, serían los usuarios que utilizan tarjetas de crédito, débito y puntos de venta en cualquiera de sus modalidades porque es la plataforma que se utiliza. Sería un colapso del sistema financiero y comercial”.

A ese escenario se sumaría la problemática de la falta de papel moneda que se vive en diferentes estados del país, especialmente en las zonas fronterizas, como ocurre en el estado Zulia, donde se cobra hasta un 300 % por la venta o avances de efectivo. “El efectivo valdría más que cualquier cosa en esa circunstancia”.

“Que no se pudiese utilizar las tarjetas de crédito foráneas para hacer gastos internos es lo que pudiese tener como intención para que esos dólares que estaría captando el país no terminen en manos de Maduro”, declaró recientemente a El Nacional el economista Henkel García, director de la consultora Econométrica.

¿Qué tanto afectaría al Gobierno?

El analista Fernando Serrano explica que los fondos que pudiesen tener en moneda extranjera los bancos sancionados ya eran prácticamente difíciles de mover porque se encontraban en bancos extranjeros intermediarios que también estaban bloqueados, entre los que se encontrarían bancos chinos y suizos.

“Las cuentas en dólares de los bancos venezolanos están en instituciones bloqueadas por el sistema financiero occidental. Todo esto determina que si estos bancos tenían fondos en dólares no los pueden mover porque no tienen recepción de fondo en el mundo occidental”.

Además, según Serrano las sanciones se aplican a las operaciones del Gobierno venezolano como tal y por ese motivo no puede enviar ni recibir pagos mediante las instituciones ya vetadas.

“Con el tema de que estén bloqueados sucede que aun cuando se cambien a otros bancos intermediarios, igualmente ya están penados como instituciones”, dijo.

“Como Bandes es un organismo que recibe fondos multilaterales, al ser bloqueados sus fondos cualquier operación que se haga con bancos chinos o rusos, también sancionados, será penalizada”. Esto complicaría el financiamiento al Gobierno del mandatario Nicolás Maduro.

El proceso es paulatino y, a menos que Estados Unidos anuncie lo contrario, no tendría efecto hasta dentro de un año tal como informó Reuters, o si la Sudeban logra antes emplear un nuevo sistema de pagos nacional.

Sudeban se prepara

Aunque la decisión no se ha hecho pública de manera oficial por parte del Gobierno estadounidense, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) ya se prepara para buscar medios alternativos de pagos, según informó este viernes durante una rueda de prensa ofrecida en su sede en Caracas.

El ente financiero dio un plazo de 10 días a los representantes de la banca pública y privada del país para presentar un nuevo sistema de pago electrónico que sea independiente de sus similares en el exterior.

Antonio Morales, superintendente del órgano regulador, explicó que la medida fue producto de una reunión que sostuvo con el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, y con el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Calixto Ortega Sánchez.

Explicó que en el encuentro se analizaron las “amenazas” contra el sistema financiero venezolano por el retiro de puntos de venta y tarjetas de crédito, por lo que se presentarán a la Sudeban nuevas propuestas técnicas el próximo martes.

“Los pagos por consumo deben quedar en Venezuela y no en los servidores de otras operadoras internacionales, que además son las que aprueban los pagos en los puntos de venta”, dijo Morales.

Durante la reunión a la que asistieron representantes de 30 bancos públicos y privados, además de operadores de la red interbancaria nacional encargados de la homologación de los puntos de ventas, como Platco, Tranred, Credicard, Banesco, Suiche 7B y Conexus, Morales detalló que, para este caso, Sudeban autorizará, mediante una resolución, la implementación de un suiche nacional con las operadoras de las tarjetas de débito.

Por otra parte, Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, indicó recientemente que algunos ciudadanos se apoyan en las tarjetas de crédito para sus gastos habituales, dada la hiperinflación que atraviesa el país, pero asegura que una medida que implique la salida de Mastercard y Visa tendría un valor más “perceptual que real” porque los bancos optarían por buscar otra alternativa de procesar pagos.

“Esas tarjetas funcionan con un sistema de crédito totalmente local, es el sistema de crédito venezolano. Si tú le quitas la marca Mastercard y Visa, lo que terminaría ocurriendo es que la banca se ponga de acuerdo para establecer una marca diferente”, opinó y dijo el analista a El Nacional.

Límites en tarjetas de crédito

El superintendente pidió a la banca aumentar los límites de las tarjetas de crédito, que de acuerdo con las normas reguladoras es hasta 15.500 Unidades Tributarias, actualmente en 50 bolívares, lo que equivale a Bs. 775.000.

Los 30 representantes de instituciones públicas y privadas presentes en la reunión del viernes con Sudeban prometieron revisar y estudiar esa posibilidad para luego anunciar si se aumentará el límite de los montos de créditos.

La reciente sanción al Bandes, Bicentenario y Banco de Venezuela tuvo respuesta por parte del canciller de la República, Jorge Arreaza, quien publicó el viernes en su cuenta Twitter un comunicado en el que aseguró que la nueva medida afecta a más de 23 millones de clientes.

Ante esto, afirmó que “el pueblo y el Gobierno de Venezuela se mantendrán firmes en la defensa de su independencia y soberanía política”.

Foto: Archivo

Sobre el autor

María Victoria Rodríguez

María Victoria Rodríguez

Lic. en Comunicación Social, mención Desarrollo Social. Bilingüe. Profe de Géneros Periodísticos. Amo los temas sociales, el derecho internacional y la fotografía.

Deja un comentario