Mundo

Políticas migratorias colombianas son más flexibles de cara al segundo mandato del presidente Maduro

Cortesía
Victor García
Escrito por Victor García

Las políticas migratorias más flexibles que le gobierno de Iván Duque aplicó en el último mes y medio son contrastantes con sus declaraciones contra Nicolás Maduro. Debido a las proyecciones de una acentuación en el movimiento de venezolanos a Colombia que hacen expertos e instituciones como la ONU.

El mes pasado, el departamento de Migración colombiano reactivó la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) para los migrantes que se mueven constantemente por la zona de frontera, llamó a los venezolanos que habían llegado al país antes del 17 de diciembre con pasaporte para tramitar el Permiso Especial de Permanencia (PEP) y promulgó el Permiso de Tránsito Temporal (PTT) para los extranjeros que ingresan al país vecino en tránsito a otros territorios.

Asimismo, a finales de noviembre, el gabinete ministerial de Duque aprobó la resolución 3950 del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes). Allí se establecieron acciones para mejorar la atención en salud, educación, primera infancia, infancia y adolescencia, trabajo, vivienda y seguridad.

Lo que falta por tratar

No obstante, aún hay elementos que no han sido tratado. En primer lugar no se saben con certeza las medidas que se tomarán con los hijos de padres venezolanos en situación irregular que nacen en Colombia y no pueden acceder a una u otra nacionalidad. En el documento tampoco está claro cómo homologar los títulos de profesionales venezolanos en el país vecino.

Otro tema que preocupa la ciudadanía colombiana y a las autoridades es la inversión del Estado para implementar el Conpes. Que está estimada en 422 mil 779 millones de pesos, pero que no concuerda con los montos de los que se ha hablado al calcular lo que podría costarle la migración a Colombia.

Según el informe del Banco Mundial publicado en noviembre, el impacto fiscal de la migración en el corto plazo “constituye un reto para el país”, pues tendría un costo estimado de 2,6 billones de pesos. Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas calcula en un estudio de la migración para 2019 que solamente Colombia podría necesitar 315 millones de dólares para atender la diáspora.

Dicho estudio, junto a la proyección del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, de que los migrantes llegarán a 10 millones los próximos cuatro años; además del cálculo de 10 millones % de inflación acumulada para esta año en Venezuela del Fondo Monetario Internacional, revelan los retos a los que se podría enfrentar la administración Duque durante el 2019.

Con información de Proyecto Venezuela.

Sobre el autor

Victor García

Victor García

Reportero de Papagayo News

Deja un comentario