Diáspora

Población pobre en América Latina rebasaría las 191 millones personas para 2019

UNICEF / Zehbrauskas
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

El número de personas que se vería alcanzada por la pobreza en 2019 en América Latina llegaría a los 191 millones en una tendencia creciente desde 2014, y en medio de una convulsión que se expande por un continente “desigual”, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Una proyección que el organismo presentó este jueves en el informe “Panorama Social de América Latina 2019” en el cual quedó destacado un retroceso en la reducción de la pobreza y la pobreza extrema, esta última que afectaría a 72 millones de personas en la región.

Entre 2012 y 2014 se produjo una disminución de pobreza y pobreza extrema. A partir del 2015 vemos que se recrudece la pobreza y sobre todo la extrema pobreza”, explicó la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

El alza de 2,3 puntos porcentuales de la pobreza entre 2014 y 2018 en el promedio regional se explica básicamente por el incremento registrado en Brasil y Venezuela, señaló el organismo.

En números absolutos, esperamos que en 2019 esta situación pueda empeorar aún más. De hecho hoy por hoy, hay 185 millones de personas pobres dentro de las cuales 66 están en extrema pobreza. En 2019 las proyecciones nos da 191 millones de pobreza y 72 de extrema pobreza, es decir, hay un recrudecimiento de la pobreza en 2019″, expresó Bárcena.

En porcentaje, casi un tercio (30,8 %) de la población de América Latina y el Caribe se prevé que viva en la pobreza este año —frente al 30,1 % que se encontraba en esa situación en 2018—, una tendencia al alza que se registra desde 2015.

La pobreza extrema también alcanzaría al 11,5 % de la población, frente al 10,7 % que vivía en situación en 2018.

El organismo indicó que es necesario avanzar en materia de derechos e igualdad que sirvan para generar modelos más integrales y con mejor protección social.

La desigualdad se reduce, pero más despacio

La desigualdad de ingresos en América Latina, medida por el coeficiente de Gini —en el que 0 representa ausencia de desigualdad y 1 desigualdad máxima—, ha registrado una desaceleración en su reducción, que aunque entre 2002 y 2014 disminuyó de manera significativa, a partir de 2015 esa tendencia se ralentizó.

Entre 2002 y 2014 se redujo un 1 % anual, mientras que la registrada entre 2014 y 2018 correspondió a un 0,6 % anual, por eso Barcena apostó por la necesidad de un “itinerario claro” en los países convulsionados socialmente.

Es de pronto una gran frustración de este estrato medio, medio-bajo, que se da cuenta de que no le alcanza”, afirmó.

En ese sentido, Bárcena señaló que existe una “cultura del privilegio” detrás de la desigualdad y la discriminación que vicia el modelo en su favor.

Se traspasa a instituciones que reproducen el comportamiento de los agentes con mayor poder político y económico. La cultura del privilegio naturaliza las desigualdades. Nos hace creer que es normal que haya esta tremenda desigualdad y discriminación“, indicó.

Sudamérica encabeza el gasto social en América Latina

La subregión sudamericana es la que tiene el promedio de gasto público social más alto de la región (13,2 % del PIB en 2018) mientras que en Centroamérica, México y República Dominicana es cifra de 9,1 % y en el Caribe de 12,2 %.

En todo América Latina, el gasto social del Gobierno aumentó del 10,3 % al 11,3 % entre 2011 y 2018.

En el Caribe, el gasto social promedio respecto al PIB es más alto (12,2%), pero en 2018 volvió a niveles de 2014, con un peso equivalente a 43,2% del gasto público total. El estudio alerta que justamente aquellos países que enfrentan mayores desafíos para cumplir las metas de la Agenda 2030 son los que presentan niveles más bajos de gasto social.

La migración y las remesas

La Cepal también apuntó al fenómeno migratorio y su aumento desde 2010, cuando se contabilizaron 30 millones de migrantes en América Latina y el Caribe, hasta los 40,5 millones de 2019.

Esas cifras equivalen al 15 % de la migración total a nivel mundial, por lo que las remesas se convierten en un pilar fundamental con el paso de los años para los países de origen.

De no ser por estos aportes económicos de los migrantes, en El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana la incidencia de la pobreza sobre el total de la población sería entre 1,5 y 2,4 puntos porcentuales más elevada.

Con información de EFE.

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario