Diáspora

Pastelitos Pipo suma cuatro sucursales del sabor zuliano en Santiago de Chile

El crujir de la harina frita rellena con queso, carne, puré de papas o pollo transporta a cualquier venezolano en el exterior directo a casa. Calentadores llenos de exquisitos tequeños, pastelitos, empanadas y mandocas son apenas una pequeña ventana a la inmensa gama gastronómica que reina en el país petrolero.

Hoy, dos nuevas sucursales del sabor zuliano abren sus puertas en Santiago de Chile. Pastelitos Pipo inaugura sus sedes en Estación Central y La Florida para continuar con el reto de establecerse como franquicia en la metrópolis chilena.

Desde las 9:00 de la mañana los chilenos y los casi 300 mil venezolanos que han migrado al país sudamericano podrán degustar de las tradicionales piezas fritas de Pipo, como si de una sede en Maracaibo se tratara.

“La idea fue traer al Pipo del Zulia. Con el éxito de las dos primeras sedes decidimos hacer franquicia y que los zulianos puedan encontrar en cada equina y en cada rinconcito un Pipo”, dijo a Papagayo News Nathaly Pereira, socia de la sucursal en Estación Central, avenida Libertador Bernardo O`Higgins.

Pastelitos Pipo debutó en Chile en noviembre de 2018, con su primera sede en el sector Blas Cañas y una atractiva clientela de venezolanos. Al igual que su franquicia en Maracaibo, la idea nació como un negocio familiar con miras a la expansión.

Dos meses después y gracias a la receptividad no solo de venezolanos, sino también del público chileno tras probar un menú distinto, el socio creativo de la franquicia. Gustavo Musko, consolidó con un matrimonio chileno-venezolano lo que sería la segunda sede en el sector La Reina, en donde los mayores consumidores son los chilenos.

La segunda sede de Pipo fue calificada por el periódico chileno La Tercera como “el local de irresistibles desayunos venezolanos”, ese que está tentando a los santiaguinos por las tardes, aunque en Maracaibo las frituras se comen por la mañana, según el reportaje del pasado 29 de febrero.

Un Pipo en cada esquina

Pereira continúa: “Ha sido agradable ir repartiendo en distintos rincones de Santiago de Chile un pedacito de nuestra querida Venezuela. Muchos crecimos con ese sabor y cuando llegamos acá lo extrañamos, porque en Santiago no se consiguen”.

De acuerdo con la socia de Pipo Estación Central, esta es una de las sedes con mayores expectativas de venta por su ubicación en pleno Centro de Santiago. “Tenemos muy buenas expectativas de tener más clientes venezolanos y captar al chileno e incluirlo en nuestros gustos y en nuestro sabor”, añadió.

También consideró que en la zona se concentran todo tipo de clases económicas y de nacionalidades. La meta es concretar mínimo 10 sucursales en la región metropolitana de Chile.

Motor de emprendedores

Además de ser sede de la sazón venezolana, Pastelitos Pipo es el brazo que busca ayudar a los venezolanos que llegan a Chile dispuestos a invertir en emprendimientos independientes.
Nathaly Pereira llegó al país sudamericano junto con su esposo Freddy Arias como cualquier pareja de migrantes venezolanos que busca oportunidades en un nuevo país. Dos años después de trabajos administrativos, ambos decidieron optar por un negocio propio.

Fue así como el contacto con una corredora inmobiliaria les dio el golpe de suerte de coincidir con Gustavo Musko y formar parte de la sociedad con la franquicia marabina.

“A la hora de emprender, nosotros pensamos es en comida venezolana por ser una sazón que les ha gustado a todos y, pues, el estilo de vida de los chilenos es rentable porque el sistema los lleva a comer en la calle. La mayoría hace desayuno, almuerzo y cena en la calle”, agregó Pereira.

La sucursal de La Florida también es comandada por una sociedad con otra pareja de venezolanos provenientes de Coro, estado Falcón. A juicio de Pereira, es una “oportunidad” por parte de los creadores de Pipo, debido a que solo la primera sede es con una sociedad familiar, el resto son en conjunto con venezolanos que buscan invertir como emprendedores.

Aunque en Santiago de Chile abundan los negocios con frituras como plato principal, Pipo promete calar entre los preferidos por su reconocida trayectoria en Maracaibo y, además, por la inclusión de nuevas recetas a su menú como patacones, hamburguesas y hervidos de sopa los domingos.

“Este proyecto es bonito porque nos permite a los venezolanos sentirnos un ratito en casa, en calor venezolano y a gusto, por lo menos para minimizar lo que es extrañar nuestra cultura y nuestra tierra. Cubrir esa necesidad de los venezolanos que estamos lejos de nuestra tierra”, añadió Pereira.

Fotos: Cortesía

Sobre el autor

Kalena Dávila Méndez

Kalena Dávila Méndez

Deja un comentario