fbpx
Diáspora

Padres que migran: conozcan la figura legal para dejar a sus hijos en manos de terceros

Manu Quintero
Mary Cruz Finol
Escrito por Mary Cruz Finol

Dada la crisis económica, la inseguridad, la escasez de medicamentos y la casi nula prestación de servicios básicos, muchos venezolanos, padres y madres de familia, se han ido de casa en la búsqueda de mayor calidad de vida. Además, de un futuro más próspero para los hijos que deben dejan en la madre patria mientras ellos se hacen camino en nuevas sociedades.

Sin embargo, el marco legal de esta separación y las condiciones en las que se produce muchas veces no están claros, lo que podría devenir en mayores consecuencias negativas para los más vulnerables de esta clase de ruptura: los niños y adolescentes.

En abril de 2018, en entrevista con El Pitazo Radio, la directora del Consejo Municipal de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Alcaldía de Chacao, Gloriana Faría, aseguró que el Poder Amplio no es la herramienta legal para gestionar las acciones de quienes tienen la guarda del niño que se queda cuando su padre decide migrar.

Entonces, ¿legalmente qué se requiere para dejar el cuidado del niño a un tercero? Si la decisión de migrar es inevitable, lo adecuado es acudir a un juez, quien es el que puede ordenar una colocación legal. Para esto, los padres deben hacer una exposición de motivos que explique que se va a dejar al niño con algún familiar.

Este recurso permitirá al progenitor delegar por el niño de presentarse alguna situación, como «gestionar el tema educativo» del menor. En cambio, el Poder Amplio no sirve para diligenciar ninguna acción que tenga que ver con los derechos del niño, niña o adolescente.

García explicó varios aspectos relacionados con la parte legal que deben conocer los padres que migran:

1.- El poder que se les da a quienes quedan al cuidado del niño no puede ser convenido por particulares. Los padres no pueden, a través de un convenio firmado en una notaría, dejarlo a otra persona porque el niño no es un objeto, un carro o una cuenta de banco; el niño es sujeto de derecho y así lo denomina la Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente.

2.- Pese a que la decisión de migrar es una acción forzada por la crisis económica, los padres deben tener claro que es una forma de abandono.

3.- La situación de abandono vulnera el derecho del niño a ser criado en una familia con sus padres.

4.- Lo ideal es que el niño se quede con alguno de los padres.

5.- Si es inevitable la migración de ambos padres, se puede buscar asesoría en las defensorías que ofrecen orientación legal.

6.- Es recomendable que los niños reciban orientación psicológica. Existen algunas ONG en el país que brindan este tipo de ayuda, como Cecodap.

7.- Los padres no deben olvidar que por ley ellos están obligados a cuidar de su hijo.

Éxodo venezolano

De acuerdo con las última cifras compartidas por las Naciones Unidas, al menos más de 5 millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años.

Esta cifra no solo evidencia la gran población criolla que han debido enfrentar las naciones de la región (como Colombia con más de 1.6 venezolanos radicados en su territorio), sino también la ruptura en los hogares de Venezuela, núcleos cada vez más fragmentados, donde a veces falta la madre, a veces el padre, y en otros casos, ambos pilares.

En diciembre de 2019, Carlos Trapani, coordinador del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) aseguró que cerca de un millón de niños han sido afectados por la migración forzada que se vive en el país.

La cifra es mayor que la suma de la población de Vargas y Cojedes y afectaría a la sociedad de la Venezuela del futuro, sembrada hoy en sus niños y adolescentes.

Con información de El Pitazo.

Denuncian incremento de niños venezolanos que cruzan solos las fronteras con Colombia y Brasil

Sobre el autor

Mary Cruz Finol

Mary Cruz Finol

Comunicadora Social egresada de la Universidad del Zulia. Estudiante de Lingüística y Enseñanza del lenguaje. Amante de las artes en todas sus presentaciones.

Deja un comentario