Nacionales

ONG venezolanas exigen a la ONU revisar debilidades del Plan de Respuesta Humanitaria

Punto de Corte
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Más de 100 organizaciones no gubernamentales en Venezuela se pronunciaron debido a “debilidades” del Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela publicado el miércoles 14 de agosto por Naciones Unidas.

Provea, la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), la Organización Stop VIH, Espacio Público y Conciencia Ciudadana son algunas de las organizaciones que suscribieron el acuerdo.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en Caracas, se encargó de realizar el informe, bajo el liderazgo del Coordinador Humanitario (CH) en el Equipo Humanitario de País (EHP).

El plan indica que se ejecutaría en seis meses, de julio a diciembre de 2019, con requerimientos financieros de 223 millones de dólares para atender una meta de 2,6 millones de personas con necesidades humanitarias en 10 estados del país.

Debilidades

Se trata de una continuación de la respuesta de Naciones Unidas cuando reaccionó “tardíamente” a una emergencia humanitaria alertada por organizaciones de sociedad civil y altos voceros de la ONU desde 2015.

En esta fase se asignaron fondos de emergencia destinados al alivio de las necesidades de 3,4 millones de refugiados y migrantes que huyeron masivamente del país entre 2017 y 2018 (11% de la población), para 2019 esta cifra alcanza los 4 millones de personas.

Varias agencias en Venezuela ampliaron sus acuerdos de cooperación para un plan de escalamiento con severas restricciones de operación ante la negativa del gobierno a reconocer la emergencia y dar acceso a datos oficiales.

De esta fase 2018, el plan destaca como logros algunas dotaciones de las que no se ofrece evidencia para evaluar hasta qué punto pueden ser considerados como logros, ni en qué medida pudieron reducir los impactos de la emergencia.

En segundo lugar, el plan parte de una línea base de al menos 7 millones de personas con necesidades humanitarias en el país (25% de la población), cuya estimación se realizó en marzo de 2019. Sin embargo, esta cifra presenta considerables subestimaciones debido a la falta de datos nacionales.

Documentos no públicos

Hasta la fecha, el documento de evaluación de donde se extrae la información no es público en Venezuela, dejando a la población nuevamente sin acceso a información de la que dependen la protección de sus derechos y el cumplimiento de los objetivos.

En tercer lugar, en su texto se admite que el plan es limitado por cubrir solamente a 37% de los 7 millones de personas con necesidades humanitarias.

Además de estas limitaciones no se explica en qué plazo ni cómo se cubrirá a las 4,4 millones de personas. El plan se elaboró en un escaso margen de tiempo para un período de apenas 6 meses y se publicó mes y medio después de haber comenzado este periodo.

También se requiere 223 millones de dólares, un monto insuficiente para atender las necesidades humanitarias de las 2,6 millones de personas, y son recursos que todavía deben obtenerse entre posibles donantes.

Además, el plan contempla que 73% del financiamiento se destinará a proyectos de las agencias de las Naciones Unidas en Venezuela y 27% a organizaciones nacionales e internacionales. Se desconocen los recursos disponibles y el procedimiento para recabar lo que falta.

Consideraciones

En vista de estas debilidades, exigimos a las autoridades de las Naciones Unidas:

  • Informar los resultados de la respuesta humanitaria implementada desde octubre de 2018, más allá de las meras dotaciones, de forma que permita examinar en cuánto ha contribuido esa respuesta a cubrir las necesidades por estados del país, recursos obtenidos y agencias responsables.

 

  • Publicar el Panorama de Necesidades Humanitarias de Venezuela, elaborado en marzo de 2019, a fin de que la población conozca la dimensión y el alcance necesario de la respuesta, así como hacer públicos análisis de necesidades que impliquen ajustes al Plan de Respuesta Humanitaria para el año 2020.

 

  • Reconsiderar los procedimientos de planificación incluyendo a la totalidad de las personas con necesidades humanitarias y grupos vulnerables, así como el financiamiento real requerido dentro de un horizonte temporal que permita evaluar las brechas.

 

  • Incluir en todos los planes un análisis de las preocupaciones sobre las violaciones de los derechos humanos en todos los sectores afectados por la emergencia y las restricciones de contexto que impiden cumplir con principios humanitarios tradicionales.

 

  • Comunicar a las organizaciones de la sociedad civil de manera clara y transparente en las respectivas instancias de coordinación las condiciones para obtener los fondos requeridos para los proyectos de los cuales esperan respuesta.

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario