Muere migrante venezolano bajo custodia de ICE en hospital estadounidense

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on telegram
Telegram

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) informó la muerte de un joven venezolano que estaba bajo su custodia en Mississippi.

La causa preliminar de la muerte, según ICE, fue por complicaciones con insuficiencia respiratoria aguda, síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), neumonía, insuficiencia renal aguda, anemia y COVID-19.

Se trata del venezolano Pablo Sánchez Gotopo, de 40 años; declarado muerto a las 5:02 pm del 1 de octubre por el personal médico del hospital Merit Health River Oaks.

Trascendió que la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos detuvo a Sánchez el 17 de mayo de 2021, cerca de Del Rio, Texas. Después fue transferido a la custodia de ICE en el Centro de Detención del Condado de Adams (ACDC), Natchez, Mississippi, el 21 de mayo de 2021.

Síntomas de COVID desde hacía meses

Cuando Sánchez llegó a ese centro de ICE lo examinaron médicamente, al igual que se hace con todos los demás detenidos. Se le administró una prueba de COVID-19 por ICE Health Service Corps ( Personal de IHSC) que en ese momento dio negativa.

El 28 de julio se le practicó otra prueba, después de que comenzara a mostrar síntomas de COVID-19. Los resultados de nuevo dieron negativos, dijo el ICE en un comunicado. Ese mismo día, el personal de ACDC refirió al venezolano al Merit Health Natchez (MHN), Mississippi, para atención médica avanzada adicional.

Después de que el estado de salud del inmigrante se deterioró, el personal de New Orleans coordinó con el hospital para organizar las visitas familiares. El venezolano después fue transferido el 25 de septiembre al Merit Health River Oaks (MHRO) en Flowood, Mississippi.

Luego de la inesperada muerte, ICE notificó al consulado venezolano y a los familiares de Sánchez lo sucedido. La agencia aseguró: “Las muertes bajo custodia de ICE, estadísticamente, son extremadamente raras y ocurren a una fracción del promedio nacional de la población detenida de EEUU”.

Cientos de venezolanos cruzan la frontera entre México y EE.UU. en búsqueda de mejores oportunidades de vida y para huir de la crisis económica que vivieron en su país. Infortunadamente, muchos mueren cruzando el río, la árida frontera terrestre o víctimas del COVID-19.

Con información de El Nuevo Herald

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario