Migrantes venezolanos son víctimas de nueva ola de violencia

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on telegram
Telegram

En lo que va de septiembre, cuatro caravanas de migrantes han intentado ingresar ilegalmente a Estados Unidos. Niños venezolanos que iban en ellas fueron separados de sus padres en Chiapas, México, tras las redadas aplicadas por autoridades mexicanas.

Alexander Campos, experto en migración, comentó al medio La Prensa de Lara que, aunque las fronteras venezolanas permanecen cerradas, entre 700 y 900 personas cruzan diariamente los pasos ilegales o trochas de Táchira, Zulia y Apure hacia Colombia.

Por Bolívar y Amazonas cruzan hacia Brasil. También arriesgan sus vidas en peñeros para llegar a Trinidad y Tobago, o a las islas de las Antillas. Además, desde noviembre de 2020, más venezolanos parten vía aérea hasta el norte de México para contactarse con coyotes y llegar a Estados Unidos.

«Han salido cuatro caravanas, cada una con 600 y 800 personas. La mayoría de Haití, El Salvador, Honduras y Guatemala. Pero también viajan pequeñas cantidades de venezolanos, entre 20 y 30 familias en cada una de las caravanas. En las redadas algunos han sido apresados; otros se han salvado de la brutal arremetida policial, volviendo a juntarse para continuar su marcha», contó.

El alto costo de cruzar

El experto en migración asegura que la mayoría de los criollos que viajan hacia México son ciudadanos de clase media. Muchos tienen la capacidad económica o el apoyo familiar para pagar a un coyote, que les puede cobrar más de mil dólares.

Roberto Monagas, especialista en derecho internacional, explicó que algunos venezolanos integran mafias de trata de personas. Hay personas que pueden pagar entre 5000 y 8000 dólares para cruzar la frontera. Pagan por un “paquete” que les incluye pasaje de avión, reservación de hotel y traslado hasta el Río Bravo, o los puntos fronterizos de California, Nuevo México y Arizona.

«Desde que los venezolanos salen de Maiquetía, Colombia o Brasil hasta México los someten a un escrutinio. Les preguntan motivo del viaje y tiempo de estadía. Los que convencen a migración, ingresan a México. Los que no, son deportados a Venezuela. Pero la travesía comienza con el cruce ilegal de la frontera».

Monagas añadió que hay zonas entre México y EE. UU. tomadas por carteles de la droga. Hay casos de venezolanas secuestradas y explotadas sexualmente. Los ciudadanos también pueden estar expuestos a robos. Además, quienes cruzan el Río Grande por la parte baja corren menos peligro, pero quienes se encuentran con la corriente pueden ahogarse.

Violación de DDHH

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, que defiende los derechos de niños y adolescentes, denunció que México y Trinidad y Tobago han violado derechos internacionales de protección a los migrantes menores de edad.

«Los miembros de las familias más vulnerables en frontera son los niños, que pueden ser víctimas de diversas formas de violencia en el trayecto. Desde violencia física, sexual o incluso trabajo doméstico, o formas de esclavitud moderna. Eso pasa en México, EE. UU. y en La Guajira, Arauca o Cúcuta», advirtió.

Sostiene que los cierres de frontera no han frenado la migración. Esto hace que la migración sea más insegura. Advierte que cuando autoridades de México separan a un niño venezolano rompen con el principio básico de la unidad de la familia. «Rompen también con el principio de la no criminalización de detención por motivos migratorios. Esos son derechos básicos que no pueden desconocerse».

Añadió que en Trinidad y Tobago han detenido a algunos niños junto a sus familiares. «Se han filtrado fotografías, donde se ven a las madres con los niños en jaulas o cárceles. Eso vulnera principios internacionales de derechos al niño y del migrante», finalizó.

El éxodo continúa. La ONU calcula que unos 5.7 millones de venezolanos han huido de su país, para escapar de la crisis económica y social que enfrenta. La cifra podría incrementar en los próximos meses y superar la diáspora de Siria.

Con información de La Prensa de Lara

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario