fbpx
Diáspora

Migración venezolana: Los retos que tiene Bucaramanga, Colombia

Archivo
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Se estima que diariamente a Bucaramanga llegan entre 500 y 600 migrantes provenientes desde Venezuela. La capital de Santander y su área metropolitana hacen parte de los destinos más elegidos en Colombia por los ciudadanos del vecino país.

Este éxodo venezolano, que desde hace más de tres años impacta a la ‘Ciudad Bonita’, generó varias dificultades y retos sobre todo en materia de salud, primera infancia, empleo y ayuda humanitaria.

En ese sentido, el medio Vanguardia entrevistó al asesor de la Presidencia de la República para la Migración desde Venezuela, Felipe Muñoz.

El pasado viernes, Muñoz se reunió con el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, con secretarios de despachos del Municipio y con miembros de la Gobernación de Santander para analizar la crisis migratoria que afronta la región y trabajar en alternativas de solución.

Se creó una mesa migratoria, que funciona en las 15 principales ciudades en donde existe migración venezolana y que reúne a Presidencia; Migración Colombia; ministerios de Salud, Educación y Trabajo; Cancillería; gobernaciones; alcaldías; y cooperantes internacionales. Entre todos se buscan soluciones para los asuntos relacionados con la migración desde Venezuela”, informó el asesor de la Presidencia de la República.

Santander es la sexta región del país con mayor población venezolana asentada en su territorio. Bucaramanga es el municipio del departamento con más presencia de migrantes.

Sacar a los menores de las calles

Dicho asesor del Gobierno central considera que “el primer reto que tiene Bucaramanga es fortalecer los mecanismos de espacios amigables para los niños migrantes. Sacar a aquellos menores de edad que están en las calles y garantizarles espacios en donde estén protegidos”.

En julio del año pasado, en Bucaramanga se denunció el presunto ‘alquiler de niños’ provenientes de Venezuela, para ser usados con fines de mendicidad.

Muñoz indicó que se pasó de 413 casos en 2018 a 734 en 2019, de niños bajo protección y en procesos de restablecimiento de derechos por parte del Icbf (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar). Se trata de niños que fueron obligados a trabajar, o que sufrieron algún tipo de vulneración de sus derechos.

Esta problemática llamó la atención de las autoridades locales, y el Alcalde fue muy enfático en que se debe trabajar al respecto para fortalecer la protección de la población de cero a cinco años de edad”, agregó este delegado de Presidencia.

Fortalecer la atención

Debido a su ubicación geográfica, Bucaramanga y Santander tienen un alto flujo de migrantes venezolanos a diario. Condiciones climáticas como las del Páramo de Berlín, hacen aún más difícil la travesía que afrontan quienes huyen del vecino país.

Muñoz explicó que “Santander, además de ser una región de arribo para los migrantes, es una zona de tránsito junto con Norte de Santander. Muchos caminantes usan esta ruta. Cifras suministradas por algunas agencias de cooperación, estiman que diariamente a Bucaramanga arriban entre 500 y 600 caminantes venezolanos.

Se debe fortalecer la atención humanitaria para los caminantes venezolanos y estudiar la posibilidad de tener, a lo menos, un punto de atención a caminantes en Bucaramanga, tal y como ya existe en otras rutas usadas por los migrantes. Que los ciudadanos venezolanos puedan recibir ayuda humanitaria, hidratación, cuidados para bebés, orientación e información, para que puedan afrontar de mejor manera su viaje”, precisó el funcionario.

“Avanzar en inclusión económica”

El asesor de Presidencia para la Migración estima que el tercer reto más perentorio para la región es “avanzar en el tema de inclusión económica. Esta región tiene empresas y comercio muy pujantes, además de un sector académico que ha trabajado en dicho sentido, para que se unan y puedan hallar entre todos propuestas y soluciones para aumentar las posibilidades de trabajo formal para los migrantes.

Se crearon dos nuevos PEP (Permiso Especial de Permanencia). Uno es para aquellos venezolanos que ingresaron al país de forma legal y con sello en pasaporte, hasta noviembre de 2019. El otro es el Permiso Especial de Formalización es para aquellos que han trabajado de forma irregular pero actualmente tiene una oferta de trabajo, con el fin de que empresarios y comerciantes tengan mayor confianza para la contratación”, señaló Muñoz.

¿Y en materia de seguridad?

El delegado del Gobierno Nacional reconoce que en la ‘Ciudad Bonita’ existen problemas y desórdenes a raíz de la ocupación de parques, plazoletas y andenes por parte de migrantes.

Frente al tema de seguridad, dicho asesor aseguró que “los migrantes son víctimas y victimarios, una consecuencia previsible ante la gran cantidad de extranjeros que han arribado. Según datos de la Policía, en 2019 el 10 % de las víctimas de homicidio en Bucaramanga fueron ciudadanos venezolanos, y dicha población cometió el 7 % de los asesinatos.

Se requieren mejoras en el proceso de judicialización porque aún existen dificultades en la identificación de migrantes que cometen delitos. Migración Colombia, jueces y Fiscalía van a trabajar en un plan piloto que busca mejorar la individualización de migrantes que cometan delitos; acción que también se ejecutará en Santander. También se reforzará el Grupo Especial Migratorio, integrado por autoridades como la Policía, para que exista mayor presencia y control en espacios públicos”, añadió el funcionario.

Vanguardia

También puede leer

Colombia: firman decreto para afiliar a más de 500 mil venezolanos al sistema de salud

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

1 Comentario

Deja un comentario