fbpx
Diáspora

Menos del 5 % de los venezolanos en el exterior planean regresar a su país

José Morán / El Telégrafo
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

La directora y cofundadora de Red de Politólogas, Betica Muñoz Pogossian, hace un recuento de la crisis migratoria venezolana, la segunda crisis de desplazamiento más grande del mundo después de la de Siria, y la más grande en la historia reciente de las Américas.

En su artículo ‘Tracking Venezuelan migrantsand refugees’, para Caracas Chronicles, señala que alrededor del 80 % de los migrantes venezolanos se están asentando en países de la región, y que alrededor del 60-70 % se encuentran en situación irregular sin papeles que les permitan acceder a servicios básicos como atención médica, agua, saneamiento, higiene y alojamiento.

Explica que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) junto con el Instituto de Políticas Migratorias (MPI)  ha estado implementando continuamente una metodología conocida como DTM, o Displacement Tracking Matrix, que es un sistema para rastrear y monitorear el desplazamiento y la movilidad de la población. Utilizando DTM, recopilan datos sobre la demografía de los migrantes, las actividades económicas, las condiciones de salud, el acceso a los servicios de salud, los detalles de su viaje y los desafíos encontrados durante el viaje.

Han estado recopilando datos sobre los venezolanos y algunos hallazgos interesantes sugieren que los migrantes y refugiados venezolanos están aportando un importante capital humano a sus países receptores.

Como se informó, el 35 % de la población venezolana en Perú tiene un título técnico o superior, cifra que aumenta al 41 % en el caso de Ecuador. En el caso de Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Costa Rica, más del 50 % de los migrantes venezolanos obtuvo un título universitario y, en algunos casos, un posgrado.

Según los datos, alrededor del 5 % o menos de los venezolanos que respondieron indicaron que tenían la intención de regresar. Lo que esto dice es que, por un lado, esta diáspora puede convertirse en una fortaleza para los países receptores de las Américas, que deben aprovechar el potencial del talento de esta población, y por el otro, que pueden tener un papel clave en la gestión de Venezuela. reconstrucción de la transición post-democrática.

Los datos también muestran el tiempo promedio que les tomó a los venezolanos llegar a sus países de destino. Si bien los viajes más cortos fueron de 2,5 meses a países como Ecuador o Perú, algunos venezolanos, especialmente los que llegan a países del sur de la región, tardaron siete meses y medio en llegar, a veces incluso más. Los costos que reportaron pagar también variaron de $ 100 dólares a más de $ 1,000 en destinos más lejanos en el mapa.

Los problemas más comúnmente reportados como desafíos en su viaje, en orden de frecuencia, incluyeron falta de recursos financieros, escasez de alimentos, falta de un lugar para dormir, poca seguridad, medios de transporte deficientes, problemas con los documentos de migración, falta de información, y escaso acceso a los servicios de salud. La cobertura mediática de los migrantes venezolanos confirma lo que ahora tenemos en datos reales. Si tiene alguna duda, simplemente busque en Google «caminantes venezolanos».

 

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario