fbpx
Diáspora

Los venezolanos llegan a Madrid a ritmo de vértigo

Víctor Sainz
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

En 2008 había tan pocos venezolanos en Madrid que dos pequeños fabricantes de queso al estilo de ese país, José Luis Marín y su yerno Fernando Rodríguez, tenían que buscar a sus compatriotas por la ciudad, montados en su Opel Astra.

Iban con el maletero cargado al barrio de Las Tablas, a la sede de Técnicas Reunidas, la empresa petrolera que empleaba a decenas de ingenieros venezolanos. Hoy estos dos queseros venden sus productos autóctonos en Carrefour o El Corte Inglés. Su empresa, Antojos Araguaney, emplea a 120 personas y tiene planes de expansión ambiciosos. Quieren mudarse en marzo a una nueva nave de 3.000 metros cuadrados en Rivas-Vaciamadrid, un municipio que colinda con la capital por el sureste, porque la actual de 700 metros cuadrados se les ha quedado pequeña.

El éxito de Antojos Araguaney se debe al trabajo duro y a un aumento extraordinario de sus consumidores potenciales. Los venezolanos son los inmigrantes que llegaron en mayor número a la Comunidad de Madrid en el primer semestre de 2019: 11.899, según los últimos datos de la Estadística de Migraciones, conocidos este miércoles.

Es un desembarco masivo sin igual en los últimos años. Ningún otro grupo nacional de inmigrantes ha crecido en más de 20.000 miembros al año desde 2008, cuando el Instituto Nacional de Estadística comenzó a publicar esta serie. Los venezolanos en Madrid llevan dos años seguidos superando esa marca. En total, viven en la región de Madrid probablemente más de 100.000 personas nacidas en el país sudamericano.

Empleados de la fábrica de Antojos Araguaney en Rivas-Vaciamadrid elaborando tequeños, palitos de queso empanado muy populares entre los venezolanos.
Foto: Kike Para

Marín y Rodríguez salieron de su país en los primeros años del chavismo, antes de que la cosa se pusiera fea. Desde entonces, han visto en Madrid la dramática llegada de compatriotas que huyen del caos político y económico. Ahora, Antojos Araguaney es motivo de orgullo para los venezolanos en Madrid y un ejemplo para emprendedores que buscan prosperar en España.

Yo siempre les doy el mismo consejo: trabajo, trabajo y trabajo”, dice Marín, que a sus 69 años no tiene planes de tomar un descanso.

Madrid recibe solo una pequeña parte del gran éxodo de venezolanos por Estados Unidos, Latinoamérica y Europa, que asciende a 4,6 millones de personas desde 2015, según Naciones Unidas. La cifra podría subir este año a 6,5 millones, según la organización.

Este drama comparable en dimensión al de los refugiados sirios está transformando las ciudades de acogida. La huella cultural en Madrid se siente en rincones como el Mercado Maravillas, en las nuevas areperas por la ciudad que sirven el producto más popular, o en el auge que experimenta la liga de softball, una variante del béisbol, el deporte rey del país sudamericano. Son una adición a una región cada vez más diversa donde los rumanos (136.661) y los colombianos (100.732) son todavía las minorías más grandes.

También se siente la presión en los comedores sociales y los albergues. El perfil de los venezolanos que llegan a Madrid se ha transformado rápidamente y cada vez tienen menos recursos, según la venezolana Cristina Isacura, una abogada de inmigración que ha visto cómo se ha diversificado la clientela que entraba por la puerta de su despacho en la Puerta del Sol.

Hace ocho años eran principalmente jóvenes profesionales con ahorros, o ricos que compraban pisos de lujo en el barrio de Salamanca. Pero desde hace dos años muchos llegan en situación desesperada.

He visto niños solos mandados por sus padres, algunos desnutridos, eso está pasando mucho”, dice Isacura. “A veces he hablado con personas que no se imaginan que hay venezolanos sin dinero para comprarse un ticket de tren”.

Ingenieros sin techo

También están llegando a Madrid muchas personas mayores, padres o abuelos de jóvenes ya instalados aquí. Es un seguro de vida porque en Venezuela hay una acuciante falta de medicinas. En la mayoría de los casos, los jóvenes tienen formación universitaria pero trabajan en empleos manuales como repartidores o camareros, dice Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana.

Las familias malvenden sus propiedades en Venezuela para tener un fondo de auxilio.

Apartamentos de 200 metros cuadrados en zonas que antes eran cotizadas en Caracas se están vendiendo por menos de 60.000 euros”, dice Páez.

El fisioterapeuta Erwuin Contreras se gana la vida tocando la guitarra en el metro y los trenes cercanías. Foto: Iago Cortón

Los más ricos compran inmuebles y su residencia legal gracias al programa visa de oro. El resto suele entrar en un largo proceso de solicitud de asilo. Si tienen un colchón débil acaban pasando penalidades.

Erwuin Contreras, un fisioterapeuta de 33 años, vendió su preciado Volkswagen Beetle de colección para pagarse el pasaje aéreo a Madrid. Las cosas se torcieron y durante un tiempo durmió en un cajero. Ahora canta en el metro con un cuatro, un instrumento de cuerda. Gana entre 35 y 40 euros al día.

Mi sueño ahora es grabar mi canción En los rieles de Madrid, para contar mi historia, nuestra historia”, dice él.

Daniel Pérez es un ingeniero biomédico de 29 años que solo lleva un mes y medio en Madrid y ha dormido en la calle, en una iglesia y ahora en un albergue. A pesar de las penurias es optimista.

He conocido buenas personas aquí y buenos contactos que me van a servir cuando tenga el permiso de trabajo”, dice Pérez, que vive con su pareja, que es contable.

Daniel Pérez, un ingeniero biomédico, ha dormido en la calle y en una iglesia en su primer mes y medio en Madrid.
Foto: Laura P. Merino

Sus historias contrastan abruptamente con las de sus compatriotas con más recursos. La familia Cohén es dueña del Sambil de Leganés, el centro comercial outlet más grande de España. Otros muchos han comprado pisos de más de dos millones de euros en el barrio de Salamanca. En una de sus elegantes calles, Kika Payares y otras tres socias han abierto InCasa, una tienda de decoración orientada al gusto vanguardista de los venezolanos adinerados del barrio. Una escultura de unos labios rojos de casi medio metro de ancho cuesta 1.170 euros. Pero ahora están introduciendo objetos más clásicos porque quieren crecer y han notado cómo el flujo de venezolanos está remitiendo. Buscan atraer al cliente español, más conservador.

El (venezolano rico) que quería salir ya lo hizo”, dice Payares.

Kika Payares, una de las socias de la tienda de decoración InCasa, en el barrio de Salamanca de Madrid.
Foto: Kike Para.

La consultora inmobiliaria Engel & Volkers dice que el pico de compras por venezolanos en Salamanca y otras zonas caras de Madrid ya pasó. Los venezolanos coparon un 50 % de las adquisiciones de inmuebles de más de un millón de euros en el último trimestre de 2017 y el primero de 2018. Ahora rondan el 20 %.

Juan Carlos Gutiérrez, abogado en el despacho de Cremades & Calvo-Sotelo, cree que parte de esa caída se debe a que España ha apretado recientemente las tuercas contra los blanqueadores de capitales afines al chavismo.

La presión cada vez mayor está haciendo que los boliburgueses (la élite chavista) tengan que llevar su dinero a Rusia, Turquía y otros países donde meter el dinero es mucho más arriesgado”, dice Gutiérrez.

A pesar de eso, a muchos venezolanos en Madrid les duele convivir con algunos conocidos empresarios del chavismo, como Alejandro Betancourt, socio capitalista de la cadena de gafas de sol Hawkers. Betancourt compró en 2012 un palacete en Santa Cruz de Retamar, en Toledo.

Según Rolando Seijas, fundador venezolano de SNB Capital, una compañía de inversión inmobiliaria en Madrid, la élite de su país ha entrado en una nueva fase, la del emprendimiento. Al llegar compraron inmuebles y una vez asentados se han puesto manos a la obra. Ahora, dice Seijas, hay un boom de aperturas de restaurantes. Él mismo ha abierto dos en la capital, The Lobstar, especializados en la cocina de marisco estadounidense.

Explica que cuando un inmigrante llega a un lugar nuevo, atraviesa forzosamente un período de adaptación. Tiene que aceptar la nueva realidad.

Los tres primeros años del proceso migratorio son de duelo“, dice él. “No se puede montar un negocio cuando uno tiene su presencia física en un país y su corazón en otro“.

Los ocultados por las estadísticas

Los datos de inmigrantes venezolanos en Madrid subestiman el tamaño real de la comunidad, según los expertos. Las cifras del padrón o la estadística de inmigración informan de los nacidos en Venezuela que residen en Madrid, pero no incluyen a muchas personas retornadas, es decir, los nacidos en España, Italia o Portugal que emigraron a Venezuela en la segunda mitad del siglo pasado y ahora han abandonado el país con destino en la capital de España en muchos casos, dice Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana.

Además, ya hay muchos venezolanos de segunda generación en Madrid. Son los hijos de los recién llegados que han nacido aquí.

Madrid es la Comunidad que más venezolanos recibe, muy por delante de Cataluña y Canarias. El 1 de enero de 2019, había en España 323.575 personas empadronadas que habían nacido en Venezuela. En los seis meses siguientes llegaron 35.652 inmigrantes de Venezuela, según la Estadística de Migraciones del INE compartida esta semana.

Texto: El País.

Desde trabajadores rurales a directivos, España sigue en la búsqueda de extranjeros

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario