Deportes

La Grandes Ligas preparan cambios drásticos en el juego

Tiempos de cambios se avecinan hasta en las Grandes Ligas. Foto: Agencias
Escrito por Wilmer Reina

El béisbol que hasta ahora conocemos, que más allá de sus fuertes tradiciones se ha ido adaptando paulatinamente a las necesidades y exigencia del mundo actual, puede sufrir un cambio drástico desde el inicio de la venidera temporada en las Grandes Ligas.

La oficina del Comisionado de la Major League Baseball y el sindicato de jugadores están estudiando la posibilidad de implementar una serie de cambios a partir de esta campaña, que no solo impactarían en la modalidad del juego, sino que además en la manera de estructurar de los equipos y darle otro sentido a las negociaciones con los peloteros.

MLB y el sindicato debaten la posibilidad de implementar una regla que establezca que los lanzadores deban enfrentar un mínimo de tres bateadores antes de ser cambiados, excepto al inicio de un inning; además de la aparición del bateador designado en la Liga Nacional; un tiempo límite entre cada pitcheo; establecer una sola fecha límite para canjes antes del receso del Juego de Estrellas; ampliar los rosters a 26 jugadores, con un máximo de 12 lanzadores, e incluso, bajar la altura del montículo.

Las negociaciones son una ampliación de las conversaciones realizadas durante la pasada pretemporada, en las que la MLB también amenazó con establecer el uso de un cronómetro para los lanzamientos, para luego terminar imponiendo límites en las visitas al montículo sin cambios de lanzadores, una medida que también podría cambiar para el 2019.

El mínimo de tres bateadores para cada lanzador, reportado por The Athletic, es quizás la medida más controversial, ya que eliminaría, aparentemente, una buena parte de la estructura actual de los staff de televisas, por ejemplo un zurdo situacional.

Para el Comisionado Rob Manfred, la intención se basa en el declive ofensivo que se registró en el 2018, cuando se estableció un promedio de bateo colectivo en la liga de .248, el más bajo desde 1972, y una media de carreras por equipo de 4.45, menor a la de las últimas dos campañas; esto producto de la mayor tasa de ponches por juego en la historia de las Mayores (16.96).

A esto también se une la preocupación de la liga por el tiempo y el ritmo del juego, ya que el constante uso del bullpen ha contribuido a extender el tiempo promedio por partido. La nueva regla se aplicaría a todos los lanzadores, excepto en los casos en que los lanzadores terminen una entrada o se lesionen.

En el 2018 la figura del opener, implementado por los Rays de Tampa Bay, surgió como una estrategia muy efectiva, al punto de que no pasó mucho tiempo para que el resto de los equipos comenzaran a utilizar a estos “abridores” de pocos bateadores, lo que incrementó un mayor uso de los brazos secundarios en la segunda parte de la temporada, e inclusive, en juegos de definición en postemporada.

Los bateadores designados han sido usados en la Liga Americana desde 1973, un aspecto del juego que Manfred desea ahora implementar en el viejo circuito. Más allá del impacto que esto pueda tener en el terreno de juego, también cambiará la manera de evaluar a un gran grupo de peloteros que poseen un rendimiento ofensivo por encima del promedio, pero que no ha encontrado una posición fija en el campo.

Si esta propuesta logra proceder para la zafra 2019, podría significar un notable movimiento en el casi estático mercado de agentes libres de este receso de temporada.

La otra apuesta de la MLB para tratar de mejorar el ritmo de juego se basa en la implementación de un cronómetro de 20 segundos entre cada lanzamiento del pitcher, con la posibilidad de que se apague el reloj cuando existan corredores en las base y a partir de la décima entrada.

Cada una de esta reglas, si bien están en medio del debate entre la MLB y el sindicato, el comisionado Manfred puede implementarlas de manera unilateral. El año pasado se eliminaron los cuatro pitcheos para el boleto intencional y se impuso un límite de seis visitas al montículo por juego, sin cambio de pitcher.

 

Sobre el autor

Wilmer Reina

Deja un comentario