fbpx
Diáspora

Héroes ganadores del Nobel de la Paz 2020: solidarios con la diáspora venezolana

Referencial
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

El trabajo del Programa Mundial de Alimentos depende de muchos “héroes sin capa” que trabajan en el terreno llevándole ayuda a las personas más vulnerables a pesar de los peligros de seguridad, los desafíos después de una catástrofe natural, los brotes de enfermedades, los caminos difíciles, y hasta la misma pandemia de Covid-19.

En Noticias ONU recopilaron varias historias de las personas que se dedican a este difícil trabajo humanitario en América Latina, que fue reconocido con el premio Nobel de la paz.

Varios relatos se vinculan con el segundo éxodo más grande del mundo, el venezolano. La complejidad de esta crisis humanitaria y, sobre todo, la labor para hacer frente a la diáspora criolla validan el reconocimiento que hoy celebra en ente de las Naciones Unidas.

A continuación, dos países donde se refleja el trabajo del Programa Mundial de Alimentos hacia los migrantes venezolanos:

  • Ecuador: apoyo nutricional desde la frontera

Los venezolanos que salen del país cruzan a Colombia para quedarse o proseguir hacia Ecuador y Perú. Les llaman «caminantes» porque llegan a andar hasta 11 horas al día, cruzando puertos de montaña a 3400 metros y soportando temperaturas gélidas.

La nutrición siempre está presente como tema transversal en todas las intervenciones del Programa Mundial de Alimentos, incluyendo con su trabajo con la población migrante. Actualmente dan asistencia alimentaria a migrantes que quieren quedarse en Ecuador, así como a las familias en tránsito. También coordinan albergues, comedores y casas de acogida en las que  se entregan transferencias de dinero (equivalentes a la cantidad de personas que llegan) y se brinda consejería para el manejo de todos los servicios de alimentación, higiene, nutrición, manipulación de alimentos y conformación de menús.

Estefanía Castillo es nutricionista del PMA y su labor cambia la vida y la nutrición de los migrantes en Ecuador. Para Castillo, el momento más impactante de su carrera ha sido la emergencia migratoria de los venezolanos llegando al país.

«Fue muy extenuante, pero ahí entendí el impacto de mi trabajo en las personas y pude conocer a la gente para la cual trabajo. El contacto con ellos me ayudó a comprender su realidad, conocer sus historias y, a partir de ahí, pude ser más empática y entender mejor mi rol como trabajadora humanitaria»

Lee su historia aquí

  • Colombia: el trabajo en zonas difíciles y aisladas

Desde La Guajira hasta el Amazonas y del Chocó hasta el Vichada, más de 300 trabajadores humanitarios del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas laboran incansablemente en estas zonas de difícil acceso para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de las comunidades más vulnerables de Colombia.

Yenny Palacios y Sara Silva son dos colegas de WFP que dan asistencia humanitaria a las personas más vulnerables en sus zonas.

Lee su historia aquí

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario