Historias que caminan

Héctor Urribarrí y su nostalgia venezolana que suena en España

Héctor Daniel Brito

A los 9 años de edad cantó por primera vez como solista en una iglesia de Maracaibo, su ciudad natal, y desde ese momento supo que tenía muchas aptitudes para el canto y, en general, para la música.

Era el presagio de algo más grande que un sueño infantil, era un destino que se trazaría luego dentro y fuera de su país.

Es el sueño del músico venezolano, residenciado en España, Héctor Urribarrí, quien le concedió una entrevista a Papagayo News, en la que rememora su carrera artista, una plena de desafíos, multiculturalidad y el amor por la música.

Comienzos

En Venezuela, cuando tenía 18 años y estudiaba una carrera universitaria ajena a la música, decidió competir en la Voz Universitaria y ganó el concurso nacional. En ese punto, en el 2008, no solo abandonó aquella carrera que no sonaba con notas musicales, sino que marcó un antes y un después en su vida.

Quizás no sea casualidad o sorpresa que ahora esté en España, pues su sueño de ir a esa nación europea se alimentó con los ritmos del flamenco y las voces poderosas de artistas españoles, con los que se identificaba mucho.

─Decidí irme del país en el 2018. Yo siempre fui proactivo en las actividades a favor de la libertad de mi Venezuela. Fui parte de protestas creativas desde el punto de vista artístico, estuve apoyando la causa por la democracia… siempre he luchado─ expresa el músico, quien sostiene que estar sin su familia ha sido el precio más alto que ha tenido que pagar, “y que pagamos todos los venezolanos”, añade.

Es muy complicado pero agradezco cómo es Madrid: una ciudad de gente de paz y de gente inmigrante. Me siento muy bien acá”.

Sobre la diáspora venezolana, el maracaibero considera la migración como un proceso histórico porque “el mundo ha sido así y ese proceso nos tocó hoy a los venezolanos”.

Con franqueza, asume que ese proceso es muy sensible para él, puesto que se considera un defensor de la cultura y de lo que significa ser venezolano. “Las creaciones que hago aquí son mucho más sentidas, mas nostálgicas, porque extraño algo que jamás pensé que iba a extrañar y es a esa Venezuela que ni siquiera está en Venezuela”, sentencia.

Un artista en la calle y en los teatros

─Cuando tenía 15  años me encantaba escuchar la música flamenca. También hay una canción en especial de Alejandro Sanz que se llama Toca para mí, y que Alejandro la compuso para un músico que conoció en el Parque El Retiro, Madrid, donde van todos los artistas de la ciudad. Así como ese parque, está la calle Preciados, donde yo canto, ubicada en centro de la ciudad─ refiere el artista en una reflexión sobre el arte callejero.

Urribarrí sostiene que desde ese lugar obtuvo la experiencia de cantar en la calle, así como muchos artistas en Europa también lo hacen. Y lamenta el hecho de que ese oficio sea difícil en Venezuela por la delincuencia, “yo me siento muy orgulloso y estoy aprendiendo a ser un artista mucho más cercano y  atento a las señales que dan las personas”, reconoce.

“Estoy aprendiendo a tocar fibras en un lugar donde las personas no pasan para verte. Pasan 10 mil personas aproximadamente por hora, pero pasan corriendo… que una persona pare, a pesar de llevar una velocidad alta, y se detenga a escucharte es algo bastante grande, por eso, mis respetos a los músicos callejeros”, reafirma el músico criollo.

El también guitarrista cuenta que su estatus actual es “refugiado internacional”, o asilo político, y señala: “los venezolanos tenemos más de una razón por la que salimos de nuestro país, hay muchos países que han abierto sus puertas por la crisis en Venezuela”.

Además, comparte: “yo primero estuve en Chile, donde vive mi hija, y la parte migratoria es complicada pero debes respetar sus tiempos porque países como estos son muy organizados. Tienes que trabajar para lograrlo y tener paciencia”.

Además, indica que en España igualmente estos procesos son muy lentos, además, las personas tienen que estar un poco más preparadas económicamente para irse hasta ese país y, con eso, poder sustentarse al menos por tres meses, luego dan un permiso de trabajo y todo sigue un mecanismo.

España es un buen país para los extranjeros cultural y socialmente”.

¿Con qué sueña Héctor?

─Con los sueños del niño que cantaba con un palo de escoba a un público imaginario; yo vine por ese sueño. Quiero narrar esa historia que todos hemos sentido por el amor, cantarle al amor e invitar al mundo a no tener miedo de enamorarse. Sacaré un disco pronto, así como mi promocional y haré muchas colaboraciones─ concluye.

Sobre el autor

Héctor Daniel Brito

Héctor Daniel Brito

Reportero de Papagayo News

Deja un comentario