Mundo

Éxodo venezolano podría dejar a bebés “sin patria”

Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Debido a la crisis económica que afecta a Venezuela, muchas mujeres venezolanas y embarazadas optan por migrar al vecino país para que sus hijos nazcan en Colombia y, por ende, obtengan los beneficios de salud y la nacionalidad colombiana.

Sin embargo, el asunto de la nacionalidad no es nada sencillo: los niños corren el riesgo de ser “apátridas”, es decir, que no están adscritos a un Estado y su legislación.

De acuerdo con una investigación del Proyecto Migración Venezuela, de la revista colombiana Semana, el número de niños y niñas de madres venezolanas nacidos en Colombia que están riesgo de apatridia ha aumentado significativamente en los últimos meses.

A pesar de que no es posible determinar con exactitud cuántos casos existen, los datos analizados por el Observatorio de Proyecto Migración Venezuela muestran que el fenómeno está creciendo.

Leyes

Según la legislación actual, nacer en Colombia no implica automáticamente tener la nacionalidad colombiana. Esto hace que los hijos nacidos en el país de migrantes venezolanos irregulares se encuentren en riesgo de apatridia, es decir, de no tener una nacionalidad.

No existe un registro constante y sistemático de los niños cuyos padres ingresaron al país de forma irregular, pero es posible obtener un número aproximado a partir de las inscripciones de Registro Civil de Nacimiento.

Los niños nacidos en el país pueden obtener este registro aunque no tengan la nacionalidad.

En el caso de los niños cuyos padres no cumplan los requisitos para otorgarles la nacionalidad colombiana, se les otorga el registro, pero con una inscripción adicional que indica que no cumplen con los requisitos para ser ciudadano colombiano.

Datos de la Registraduría Nacional apuntan que 25 mil 173 registros civiles de niños nacidos en Colombia de madres venezolanas se realizaron desde 2015 hasta noviembre de 2018.

En los últimos meses el incremento es evidente: entre enero y noviembre de 2018, el número de nacimientos aumentó un 219 % con respecto al 2017.

Apatridia en el mundo

Una investigación de El Tiempo define que la mayoría de casos de apatridia en el mundo se deben a la existencia de leyes discriminatorias y arbitrarias (apatridia de derecho) como las de Myanmar, que excluyen de la ciudadanía a la minoría Rohinyá, y las del Líbano, que le niegan la nacionalidad a los hijos de madres libanesas y padres extranjeros, ya que la ciudadanía en ese país solo se transmite por la línea paterna.

Otro caso de apatridia es el de las personas que nacen en territorios que no son reconocidos como estados o que son ocupados por otros gobiernos y que por lo tanto no tienen la capacidad para otorgar la nacionalidad a sus ciudadanos, como ocurre en Palestina y el territorio de Sahara Occidental.

Asimismo, existen casos de apatridia que, aunque no están reconocidos en las normas internacionales, tienen los mismos impactos para quienes no pueden ejercer los derechos que se derivan de la nacionalidad.

Este el caso de las personas que a pesar de tener una nacionalidad, no cuentan con la protección del Estado en el que nacieron (apatridia de facto), porque salieron de éste, por ejemplo, como refugiados, y se encuentran en otro país de forma irregular. Esta situación lleva a que tampoco cuenten con la protección del Estado que los recibe.

Un ejemplo de este tipo de apatridia son los niños y niñas centroamericanos que han migrado a Estados Unidos, no tienen documentos que legalicen su situación migratoria y no pueden acudir a su Estado de origen (por medio de embajadas y consulados) a reclamar que éste los proteja.

También se está en riesgo de apatridia cuando una persona no puede comprobar su nacionalidad aunque la tenga (apatridia de efecto). Por ejemplo, si una familia colombiana no registra a un recién nacido o no cuenta con ciertos documentos de identidad como la cédula o el pasaporte, no se puede demostrar la nacionalidad a pesar de su existencia.

La situación se complica cuando por algún motivo esta familia es víctima de desplazamiento y debe cruzar alguna frontera internacional.

Foto: Archivo

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario