Conozca los principales cambios de la Ley de Migración de Chile

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on telegram
Telegram

Pese a los desacuerdos que ha despertado la normativa, existe el consenso de que se requería una nueva legislación acorde a las necesidades actuales del país austral. Tras ocho años de discusión, a principios de mes fue despachada por el Senado la Ley de Migración y Extranjería, la que hoy está a la espera del Tribunal Constitucional de Chile para poder ser promulgada.

Desde 1975 que la ley de migraciones en Chile no se modificaba ni actualizaba, pese al gran número de extranjeros que ha ingresado al país desde aquella época. Fueron cerca de ocho años los que estuvo el proyecto de ley en el congreso, el que finalmente fue despachado a principios de mes. 

Sin embargo, un grupo de organizaciones y parlamentarios ingresó un requerimiento al Tribunal Constitucional para modificar una serie de artículos, por lo que aún no es promulgado.

Al respecto, el gobernador de Elqui, Marcelo Gutiérrez, expresó: “Estamos optimistas con el avance de la ley del Servicio Nacional de Migraciones y sus direcciones regionales, nuestro presidente ha hecho muy bien en ordenar la casa, lo que significa que siempre vamos a recibir de forma acogedora y solidaria a aquel que viene a nuestro país a aportar, trabajar o estudiar, pero por supuesto que vamos a ser muy contundentes y muy claros con aquel que viene a delinquir o que viene con segundas intenciones”.

Según explicó Luis Moncayo, Master en Educación en Trabajo Social y director del Instituto de Políticas Públicas (IPP) de la Universidad Católica del Norte, para que la normativa lograra ajustarse a la realidad de los procesos migratorios lo primero que hubo que hacer fue un levantamiento de información sobre las nuevas características de estos procesos y el perfil del migrante.

El migrante que llega a la región

La mayoría de los migrantes provienen de Venezuela, Haití, Colombia, en ese orden de prioridad. Cambiando la estructura de los países de origen de los extranjeros que llegan a la zona. Anteriormente los peruanos, ecuatorianos y los bolivianos eran la mayor proporción”, sostuvo Moncayo.

En cuanto a las razones que motivan su arribo al territorio, explica que tienen que ver con oportunidades laborales y una calidad de vida tranquila.

“La siguiente característica tiene que ver con una mala noticia. En la región de Coquimbo es donde más se discrimina a los migrantes, en relación al promedio general y a otras regiones. Y el cuarto elemento es que hay un porcentaje importante de migrantes que ingresaron irregularmente a nuestro país”, aclaró Moncayo respecto al perfil de quienes buscan en la región un nuevo camino.

Los principales cambios

Según estableció el senador Jorge Pizarro, con esta nueva ley lo que se busca es contar con una política nacional migratoria y con un Servicio Nacional especializado que dependerá directamente de la Subsecretaría de Interior.

“Al contar con esta política nacional migratoria se va a tener un marco jurídico claro sobre en qué instancia se toman las decisiones respecto de la política migratoria, es decir, si hay más o menos flexibilidad en el ingreso de personas a nuestro país. Y quienes tienen interés de quedarse en Chile van a tener los mecanismos establecidos de cómo acceder a esas visas de residencia o visas laborales”, aclaró.

Dichos mecanismos van a ser fijados por el Consejo Nacional Migratorio, encabezado por el presidente de la República y formado por distintos ministros, los que deberá implementar la Subsecretaría de Interior.

“En este proyecto se establecen plazos para que quienes hoy día están en una condición de irregularidad puedan formalizar sus peticiones y acceder a los permisos correspondientes, tienen  que cumplir ciertos requisitos, demostrar que tienen trabajo, que tienen familiares, algún tipo de avecindamiento en el país”, indicó.

Ahora bien, los plazos son con efecto retroactivo, por lo que las personas que ingresaron al país por pasos habilitados con anterioridad al 18 de marzo de 2020 y se encuentren en situación migratoria irregular podrán solicitar un visado de residencia temporal sin ser sancionados administrativamente.

En cambio, según detalló Moncayo: “Aquellos que ingresaron por vías irregulares o pasos no autorizados van a tener que salir del país, sin sanción, y poder ingresar regularizando su situación de acuerdo a las características de ese migrante”, así como quienes lo hicieron posterior al 18 de marzo.

Otro de los aspectos que destacó sobre la ley es que permitirá asegurar la igualdad de oportunidades para el acceso a la seguridad social y beneficios de cargo fiscal, el que actualmente poseen no más del 40 % de los extranjeros en Chile.

“Esta nueva ley va a permitir adoptar medidas para la protección e inclusión de trabajadores migrantes, eso quiere decir, que tengan la misma protección laboral que tenemos los ciudadanos chilenos”, añadió.

Finalmente, otro de los elementos que destacó sobre la nueva normativa, es que “garantiza el derecho a recurrir ante cualquier medida de expulsión, lo que la normativa actual no contempla”.

 

Con información de El Día

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario