fbpx
Diáspora

Cómo entender los estragos del aumento del IVA en Venezuela

Cortesía
Mary Cruz Finol
Escrito por Mary Cruz Finol

El panorama económico de las familias en Venezuela podría complicarse aún más. Así lo estiman los especialistas en el tema, tras el anuncio que hizo Nicolás Maduro el pasado mes de enero sobre un aumento de hasta el 25 % del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las transacciones en dólares.

El comercio y el poder adquisitivo de las personas (dependientes en gran medida de las remesas enviadas desde el extranjero) son los principales comprometidos.

Aspectos más relevantes del nuevo IVA

Según establece el decreto publicado en la Gaceta Oficial extraordinaria Nº 6.507, todos aquellos consumidores que realicen sus pagos en una moneda que no sea el bolívar o el petro, deberán pagar este nuevo IVA adicional.

Incluso quienes compren alimentos comunes como la carne, huevos, pollo y queso en cualquier comercio. También, a la hora de comprar una propiedad (vivienda o vehículo); pues en esos casos la firma oficial ante el SAREN no podrá realizarse sin presentar el comprobante del pago del tributo.

En cuanto al cobro de servicios profesionales, la nueva legislación específica que este nuevo tributo “aplica tanto para los bienes como los servicios”. Esto quiere decir que médicos, arquitectos, diseñadores gráficos, plomeros, abogados, administradores y comunicadores sociales que reciban pagos en dólares, deberán emitir una factura que contemple lo establecido en este ley.

Esta nueva “legislación” funcionará a partir del 30 de marzo en la práctica, aunque todavía falta que se fijen cuáles serán las tasas a cobrar (de 5 % a 25 %). Además, aún no se ha aclarado si existirá alguna excepción para este nuevo IVA para pagos realizados en dólares, euros o el bitcoin en Venezuela.

De hecho, según el artículo 27 de la reforma, las tasas pueden variar para cada tipo de producto o servicio. De igual manera, desde el Ejecutivo se podrá disponer de exoneraciones del pago de este impuesto, como a alimentos específicos o productos de higiene personal.

Para llevar a cabo y supervisar estos cambios económicos, funcionarios del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) estarán encargados de las fiscalizaciones a comerciantes y a profesionales independientes, según reseñó el portal ACN.

En cuanto a los bienes inmuebles, los funcionarios del SAREN también tendrán la responsabilidad porque no podrán avalar la firma de la venta de una propiedad sin verificar que el pago se haya hecho en bolívares o se haya cancelado el nuevo IVA correspondiente.

¿Es legal este cambio?

No. Los representantes de la administración chavista han dado a conocer como legal la aprobación de esta reforma tributaria que establece modificaciones a la Ley Orgánica de Aduanas y al nuevo Impuesto de Valor Agregado, ejecutada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Sin embargo, tal y como explica el economista Aldo Contreras:

La ANC no tiene entre sus competencias hacer leyes ni mucho menos reformar la Ley del IVA, el Código Orgánico Tributario, o la Ley de Aduanas, pues la ANC solo tiene facultad para reformar la constitución”.

Asimismo, el 4 de febrero la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) legítima declaró inconstitucional la reforma aprobada por la constituyente chavista el 29 de enero.

El diputado, economista y miembro de esta comisión, Ángel Alvarado, aseguró que estas medidas “hacen más ricos a los ricos y más pobres a los pobres”, porque afecta a quienes manejan pequeñas cantidades de divisas en efectivo para hacer frente a la hiperinflación.

Pese al campo írrito que rodea a esta medida, para dar por hecha a la reforma, se emitió la Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 6.507 con el decreto constituyente en el cual se “aprueba”, con el contexto de los dos años de hiperinflación que sufre la economía venezolana.

Las remesas en entredicho

Los últimos reportes de organismos nacionales e internacionales dan cuenta de, al menos, más de 4,6 millones de criollos que han emigrado. Con base en esta cifra de compatriotas, el economista Jesús Casique afirma que aproximadamente 30 % de la población económicamente activa recibe remesas del exterior.

Esto quiere decir que un sector significativo en el país hace frente a las devaluaciones e hiperinflación, que han erosionado el valor del bolívar, con la ayuda de familiares que periódicamente envían dinero. Sin embargo, de entrar en vigencia la reforma de la ANC, el poder adquisitivo de estos venezolanos se verá aún más comprometido.

Tal y como ejemplifica el medio de comunicación Efecto Cocuyo, un anciano que se apoya en una remesa desde el extranjero para la compra de sus medicinas, o los obreros de una fábrica que reciban un bono navideño en dólares como incentivo, tendrán que pagar el mismo impuesto adicional durante una compra que la que realice un gerente de una empresa multinacional con salario en dólares.

Para Miguel Vásquez, migrante venezolano radicado en Chile desde hace dos años, de momento esta medida no incidirá en las remesas que envía a su familia, pues, como tantos otros connacionales alrededor del mundo, usa agentes externos para hacer las transacciones, como por ejemplo, “pagar pesos chilenos en cuentas chilenas por depósitos de bolívares en cuentas venezolanas”.

Empero, le preocupa las consecuencias posteriores y que se producirán a corto plazo: “Cuando ya los comercios adquieran dólares de terceros para buscar nuevos insumos que vender, ellos (los comercios) tendrán que justificar el uso de divisas más caros y las transacciones ‘legales’ que sí verán el impuesto, forzándose a vender más caro“.

En resumen, los precios de los productos y servicios que se brinden dentro del territorio venezolano verán un incremento que repercutirá en el nivel de alcance de pago con el dinero proveniente de las remesas. Dicho de otra forma, lo que antes se pagaba con 50 dólares, ahora costará mucho más luego del 30 de marzo.

El efecto causará inflación general que molestará incluso a los no usuarios de remesas extranjeras”, enfatizó Vásquez, quien es ingeniero en electrónica.

Por otra parte, Casique apuntó en enero de 2020 que el ingreso de remesas al país podría ubicarse entre $4.500 y $5.000 millones, lo que implicaría un significativo ingreso fiscal para el Estado venezolano manejado por el chavismo. 

Sin cambios en las zonas fronterizas

Con una frontera cerrada y sin casas de cambio del lado venezolano, no será tan factible aplicar la nueva normativa en las ciudades fronterizas con Venezuela como Cúcuta, lugar desde el cual migrantes venezolanos envían remesas desde distintas partes del mundo, y cuya economía sostiene a urbes como Caracas, Puerto Ordaz, Barquisimeto o Valencia.

Sin embargo, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 25 % a las transacciones en dólares poco o nada afectará a la economía en la frontera, se indica en una nota especial del medio colombiano La Opinión.

Tampoco existen puntos de venta que permitan hacer pagos en divisas, por ello el dinero recae directamente en los comercios fuera de Venezuela”, señaló el economista Aldo Contreras.

Sumado a ello, de los contribuyentes venezolanos que hacen transacciones en divisas, solo se facturan de forma adecuada un 10 % y 15 % de las unidades comerciales, “el resto se trata de contribuyentes no establecidos”, afirmó el experto en finanzas. Además, compartió que lejos de generar un impacto positivo, crecerá la informalidad en las transacciones y disminuirá la facturación. 

Golpe al comercio formal

Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), indicó que el sector comercial del país aún no está preparado para el cobro del IVA. Considera que la aplicación de una alícuota adicional del Impuesto al Valor Agregado de entre 5 % y 25 %, a las compras realizadas con monedas distintas al bolívar o al petro, podría contraer aún más la actividad del comercio en el  país, que según sus estimaciones cayó más de 30 % en 2019, según reseñó El Pitazo.

En Venezuela es cada vez más difícil mantener la formalidad, prácticamente este es un empujón más para ir en contrasentido hacia la informalidad (…) El rango es muy alto entre 5 % y 25 %, y una alícuota muy alta podría estar generando cierta fricción sobre un mecanismo como es el dólar, que ha venido a coadyuvar y resolver situaciones en el mercado venezolano”, enfatizó Capozzolo.

Por otra parte, y en entrevista a TV Venezuela, destacó que los locales deben hacer ajustes a las máquinas fiscales, cambiar la operación diaria de las cajas y entrenar al personal para que se adapten a esta nueva medida anunciada por el líder chavista, lo que retrasaría aún más la dinámica comercial.

Con información de El Pitazo, ACN, Efecto Cocuyo y TVVenezuela.

Al menos 30 % de las familias en Venezuela reciben remesas

Sobre el autor

Mary Cruz Finol

Mary Cruz Finol

Comunicadora Social egresada de la Universidad del Zulia. Estudiante de Lingüística y Enseñanza del lenguaje. Amante de las artes en todas sus presentaciones.

Deja un comentario