fbpx
Diáspora

Colombia: De 17.666 solicitudes de refugio, solo se otorga el 0.32 %

Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

En el último informe sobre Tendencias Globales, desplazamiento forzado en 2019 de la Agencia de la ONU para los refugiados ACNUR, se presentó una nueva categoría para la movilidad humana: venezolanos desplazados en el extranjero.  ¿Qué implicaciones tendrá esto para Colombia, el país con mayor número de venezolanos de “este tipo”?

De reseña La Silla Llena, Colombia es parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, adoptada en Ginebra en 1951 y ratificada el 10 de octubre de 1961, del Protocolo sobre el Estatuto de Refugiados, adoptado en Nueva York el 31 de enero de 1967, al cual se adhirió el 4 de marzo de 1980, y es Estado signatario de la Declaración de Cartagena sobre Refugiados, suscrita el 22 de noviembre de 1984.

Además, firmó en diciembre de 2018 el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, ha suscrito y aprobado la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migrantes y sus familias y ha practicado una política de puertas abiertas a la inmigración venezolana.

Por ello, ha promovido la creación de mecanismos temporales para el fomento de la regularización migratoria y el acceso al mercado laboral; como el Permiso Especial de Permanencia PEP, el Permiso Especial Complementario de Permanencia PECP, el Permiso Especial de Permanencia para el Fomento de la Formalización PEPFF y la Tarjeta de Movilidad Fronteriza TMF.

Para el medio colombiano, todos los venezolanos que llegan a Colombia no cumplen los requisitos para ser refugiados y muchos que si los cumplen no tienen acceso a información, pero ¿en 5 años en los que se han presentado 17.666 solicitudes solo 57 los cumplen? ¿Será qué en la tercera versión del PEP a exmilitares venezolanos en la que se han entregado 793 de ellos, ninguno de ellos había sido torturado, perseguido sistemáticamente, detenido arbitrariamente o amenazado, por ejemplo?

De acuerdo con la Canciller Claudia Blum en su intervención en la conferencia sobre Migrantes y Refugiados en las Américas en el contexto de la pandemia Covid-19 organizado por la Organización de los Estados Americanos OEA, “Colombia siempre ha abordado la situación de refugio con un carácter humanitario y el país continuará defendiéndolo”, sin embargo, en entrevista a la revista Semana afirmó que las solicitudes de refugio continúan siendo analizadas “caso a caso, en cumplimiento de lo dispuesto en el Decreto 1067 de 2015, y la legislación no prevé términos para cada una de las etapas del procedimiento, ni para adoptar la decisión sobre si se le reconoce o no la condición de refugiado a un extranjero”.

El decreto que menciona la Canciller, es el mismo que se planteó para reglamentar todo sobre el sector de Relaciones Exteriores en un contexto en el que solo habían poco más de 30.000 venezolanos en el país y para cuando estábamos lejos del segundo lugar en el pódium de Acnur como uno de los principales países de acogida.

De acuerdo con el decreto en mención “el extranjero en condición de refugiado o asilado quedará autorizado con esta Visa a ejercer cualquier ocupación legal en el país, incluidas aquellas que se desarrollen en virtud de una vinculación o contrato laboral (Visa TP-9), sin embargo, muchos quedan en el limbo del quantum.

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario