Mundo

Cierre fronterizo no impide que 114 venezolanos viajen a hospitales de Santander

Tras un riesgoso y largo viaje por trochas, los venezolanos siguen llegando a las áreas de emergencia de los hospitales colombianos en búsqueda de aliviar sus dolencias, a pesar de que el Gobierno venezolano decretó, hace ya dos semanas, el cierre de los caminos legales entre Colombia y Venezuela.

Durante la última semana, el Hospital Universitario Erasmo Meoz (Huem), en el Norte de Santander, ha recibido a 114 venezolanos. De esa cantidad, unos 28 pacientes han requerido servicios de urgencias, mientras que el resto se encuentra recluido en otras unidades asistenciales, como cuidados intensivos y urgencias pediátricas.

La cifra la revelan las estadísticas del centro de salud, que lo convierten en el hospital que más migrantes ha recibido los últimos días. Ese recinto ha atendido un total de 25.000 extranjeros desde 2015, lo que lo ha llevado a acumular actualmente una cartera morosa superior a los 13 millones de dólares por concepto de dicha atención médica.

Incluso la gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, denunció este miércoles, vía Twitter, que personas en muletas intentan cruzar la frontera, en búsqueda de alimentos o atención médica.

En cuanto al cierre de los límites terrestres oficiales y su incidencia o no en la llegada de venezolanos, Juan Agustín Ramírez, gerente del Huem, indicó a El Tiempo que este hecho no ha impedido el cruce de los confines terrestres.

“Eso es un cierre entre paréntesis porque la gente sigue cruzando por las trochas, al ser una frontera permeable. La mayoría de personas siguen acudiendo a urgencias, la concurrencia a aumentado y más con la situación del sábado 23 de febrero, que dejó una estela de heridos”.

Durante las últimas semanas, cerca de 60 mujeres venezolanas han requerido el servicio materno infantil para dar a luz a sus hijos. En diciembre de 2018 se atendieron un total de 502 pacientes en esta especialidad, de las cuales 330 eran venezolanas.

Desde la semana pasada, varias organizaciones sociales y autoridades colombianas han insistido en la necesidad de habilitar un canal humanitario. Diversas fundaciones han solicitado también que se dé prioridad y se permita el paso de más de 4.000 niños que viven en Ureña y no han podido asistir a clases en Colombia.

Hasta el momento, los acercamientos encabezados por la Defensa Civil colombiana para acordar este mecanismo binacional con los militares venezolanos no ha tenido resultado.

Foto: Archivo

También puede leer:

Hospital de Santander invierte 7.000 millones de pesos en atención de venezolanos

Sobre el autor

Maria Victoria Rodríguez

Maria Victoria Rodríguez

Deja un comentario