Mundo

Bolivianos hacen largas colas para conseguir alimentos y gasolina

Reuters
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Los bloqueos de calle que aún ejecutan en Bolivia partidarios del derrocado presidente Evo Morales ya muestran sus frutos. Bolivianos se formaron en largas filas este domingo para adquirir alimentos y combustible.

Estos cierres de las principales arterias viales han aislado a los centros urbanos de las granjas de los llanos. Ese es el motivo de la nueva crisis.

En respuesta, el gobierno de la presidenta encargada, Jeanine Áñez, dispuso de un avión militar Hércules para abastecer a los habitantes de la capital con un cargamento lleno de productos cárnicos de la zona de El Alto.

El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, dijo a periodistas que el Gobierno estableció un “puente aéreo” para el envío de comida hacia La Paz. Sostuvo que esperan hacer lo mismo con otras grandes ciudades bolivianas aisladas de los suministros.

 

La gente hace cola para comprar pollo en un mercado en La Paz, Bolivia, el 17 de noviembre de 2019. (REUTERS).

Las causas

La nación andina estalló en crisis luego de las elecciones presidenciales del 20 de octubre. El entonces presidente, Evo Morales, renunció el domingo pasado después de que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) revelara evidencia de fraude electoral. En medio de una aguda crisis social y política, Morales huyó a México.

Sus partidarios salieron a las calles poco después, a veces armados con bazucas caseras, pistolas y granadas, bloqueando carreteras y escaramuzas con las fuerzas de seguridad.

A medida que la violencia se intensificaba, muchos en las regiones más pobres de La Paz optaron por cocinar con leña, ante las largas filas para conseguir gas licuado, cilindros de gas y la escasa comida.

 

Un hombre lleva un cilindro de gas en El Alto, cerca de La Paz, Bolivia, el 17 de noviembre de 2019. (REUTERS).

 

Espero que las cosas se calmen. No conseguimos comida ni gasolina”, dijo Josue Pillco, un trabajador de la construcción, en La Paz.

Las violentas protestas del viernes alrededor de Cochabamba, una región productora de coca y bastión de los partidarios de Morales, dejaron al menos nueve muertos, dijeron las autoridades.

Las muertes han provocado denuncias de abusos a los derechos humanos por parte de las fuerzas policiales.

El enviado de la ONU, Jean Arnault, dijo que un equipo mantendría reuniones con políticos y grupos sociales a partir de este domingo para poner fin a la violencia e impulsar “elecciones libres y transparentes”.

El Gobierno actual de la presidenta interina Jeanine Áñez se alejó rápidamente del sendero izquierdista y de la política exterior de Morales. Ahora, su reto es restablecer la tranquilidad y solventar los inconvenientes que los bloqueos de calle y la violencia han generado.

Plan especial

El Gobierno decidió implementar un plan de emergencia para proveer de combustible a la ciudad de La Paz. El plan implica la importación de gasolina y diésel de Perú y Chile, informó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

Además, aseguró que no se aumentará “ni un solo centavo” el precio de la gasolina, diésel o gas. Dijo que se busca el diálogo con quienes persisten con el bloqueo en la planta de Senkata, en El Alto.

Alrededor de un centenar de cisternas ingresarán el combustible, con el objetivo inicial de reactivar el transporte público.

Para el operativo se cuenta con entre 98 y 100 cisternas. Sin embargo, el funcionario aclaró que con ello no se conseguirá normalizar el abastecimiento, pero sí atender la emergencia “y retomar la circulación del transporte público, principalmente, que es el que está siendo el más afectado”.

Zamora reiteró el llamado a los sectores movilizados en Senkata a levantar la medida de presión para acudir a una mesa de diálogo en busca de atención a sus demandas. “Ya no castiguemos a la gente”, reclamó.

Aseguró que el diálogo se dificulta porque los sectores movilizados no tienen demandas ni representantes claramente definidos.

La presión se concentra en el Distrito 8 de El Alto, donde, además del bloqueo, se cavaron zanjas profundas para impedir el paso de las cisternas de abastecimiento para La Paz y El Alto.

Con información de Reuters y La Razón

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario