fbpx
Es Noticia

Así se vivió el día sin carro y sin moto en Bogotá (Fotos)

Una imagen capturó la contaminación que se observa en el cielo de la ciudad. Foto: César Melgarejo

Calles despejadas de tráfico, una sensación de menos estrés y de aires más frescos disfrutaron, este jueves, propios y extranjeros en Bogotá. Para algunos fue una experiencia nueva.

El “día sin carro y sin moto”, que se efectúa en la capital colombiana cada primer jueves de febrero, inició a las 5:00 a.m. La jornada culminó a las 9:00 de la noche. Los ciudadanos desempolvaron sus bicicletas, se pusieron sus zapatos deportivos y arrancaron a pedalear hacia su trabajo.

Los capitalinos salieron con tiempo para no quedarse en la congestión y llegar a tiempo a sus lugares de trabajo o estudio. Foto: César Melgarejo

 

Yo camino todos los días al trabajo y uso muy pocos medios de transporte. Pero estoy cerca de una avenida súper importante que conecta el centro de la ciudad con el aeropuerto. Es increíble cómo no hay ni un carro particular. Habilitaron una ciclovía y la gente anda con su bici. Se siente como un día feriado, despejado. Me parecen increíble este tipo de iniciativas, tomando en cuenta que en Bogotá hay demasiados vehículos y que incluso cuando viajas en taxis te tardas de un punto a otro hasta una hora estando en la misma ciudad”, comentó Jhoandry Suárez, un periodista venezolano que reside en Bogotá.

Pero no todo fue alegría. Quienes olvidaron la fecha, a pesar de toda la información que se difundió al respecto, tuvieron que pagar a la policía multas de hasta 483 mil pesos, sumado los 250 mil que les costará el día de parqueadero de patios.

Solo circularon las unidades de transporte público masivo, taxis, los vehículos conducidos por personas con capacidades diversas, vehículos de emergencia y de control de tráfico, y algunas unidades de transporte menor.

Con la estrategia se busca motivar a que las personas usen más la bicicleta y conserven el medio ambiente.

 

Quienes no usaron bicicleta, recurrieron al uso del transporte público habilitado para circular. Foto: César Melgarejo

Menor emisión de carbono

El secretario de Movilidad de Bogotá, Nicolás Estupiñan, aseguró que dejaron de circular 1.800.000 carros particulares y 469.000 motocicletas por casi todo el día.

Según cifras, el flujo vehicular mejoró alrededor de un 11 % y se dejó de emitir aproximadamente 12.325 toneladas de dióxido de carbono.

Unos 2.005 buses de TransMilenio transportaron a todos los bogotanos. El despacho zonal (SITP) aumentó a la cantidad de 5.200 buses.

Ciudadanos esperaron en las paradas. Foto: César Melgarejo

 

Además, el Distrito dispuso zonas de esparcimiento con una agenda de actividades recreativas y de salud para los ciudadanos. Se estimaron 26 puntos llamados ‘Cuídate, sé feliz’ en los que las personas recibieron valorizaciones de su estado de salud, asesorías y sesiones pedagógicas para los ciclistas.

‘Sin mi carro en Bogotá’ fue la primera de estas jornadas, el 24 de febrero del 2000. En ese entonces, el alcalde de la época, Enrique Peñalosa, creía que la actividad no se repetiría más. Pero se hace cada año.

 

Algunos optaron por caminar, si se trataba de distancias más cortas. Foto: Abel Cárdenas

 

Según medios colombianos, aunque el día sin carro logró cifras significativas para el medio ambiente, ocasionó que algunos comerciantes tuvieran pérdidas de hasta un 50 % en sus ingresos. Debido a esto, desde ya se desarrollarían propuestas y estrategias para minimizar los costos de la actividad.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, manifestó que no descarta aplicar más días sin carro durante este año.

Universidades, empresas y la Alcaldía de Bogotá organizaron ‘Bicicaravanas’ para que empleados y estudiantes se desplazaran a sus destinos de manera segura. Foto: Abel Cárdenas. EL TIEMPO

Con información de El Tiempo

Sobre el autor

María Victoria Rodríguez

María Victoria Rodríguez

Lic. en Comunicación Social, mención Desarrollo Social. Bilingüe. Profe de Géneros Periodísticos. Amo los temas sociales, el derecho internacional y la fotografía.

Deja un comentario