fbpx
Diáspora

Así se paga la xenofobia en América Latina

Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

¿Qué sucede si en América Latina alguien comete xenofobia? Esta pregunta la respondió El Comercio en una compilación de leyes que se implementan en países de la región para sancionar actos de este tipo.

Recuerde que la xenofobia atenta contra sus derechos universales:

Colombia

CNN recoge que, en el 2011, se promulgó la Ley 1482 que busca proteger a aquellos vulnerados por “actos de racismo o discriminación”.

Sea la razón que sea (raza, religión, ideología política, origen nacional étnico o cultural), el agresor deberá pagar una multa de entre 10 y 15 sueldos mínimos legales. Hoy día, la suma varía entre 2.400 y 3.500 dólares.

Si la justicia lo decide, además, podría ir a la cárcel entre 12 a 35 meses.

México

Allí existe la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, en la que también se incluye la “xenofobia y el antisemitismo en cualquiera de sus expresiones”.

Las víctimas deberán querellar a los agresores y, recién allí, se conocerá la sanción completa.

Aun así, la ley contempla aplicar una sanción de “uno a tres años de prisión o de ciento cincuenta a trescientos días de trabajo a favor de la comunidad y hasta doscientos días multa al que […] atente contra la dignidad humana”.

Pero en el caso de servidores públicos se los inhabilitará de cualquier cargo en el Estado “por el mismo lapso de la privación de la libertad impuesta”, y se le “aumentará en una mitad la pena prevista” arriba.

Bolivia

En el 2010, se pasó la Ley 045, que sanciona el racismo y “toda forma de discriminación”.

La pena es ir a la cárcel entre uno a cinco años.

“El Mundo” cubrió la publicación de dicha ley, y anotó que los actos de “discriminación menores” se castigarían con “trabajos en beneficio de la comunidad, por ejemplo, poner a los culpables a barrer la plaza principal de su ciudad”.

Chile

La Ley 20609 se presentó en el 2005, pero recién fue aprobada en el 2012. Conocida como Ley Zamudio (en referencia al joven homosexual asesinado), entiende la discriminación como:

“Toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que se base en determinados motivos, como la raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, el origen nacional o social, posición económica…”.

Se trata de un marco legal que trata de evitar la discriminación arbitraria, que es “toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable efectuada por agentes del Estado o particulares”.

El culpable de discriminación deberá pagar, según dicte un tribunal, entre 5 a 50 Unidades Tributarias Mensuales (333 a 3.339 dólares). De tratarse de una acusación sin fundamento, la persona que presentó la denuncia deberá pagar entre 2 a 20 UTM (133 a 1.335 dólares) al fisco.

Brasil

Hasta el 2017, la ley de migración databa de la última dictadura militar (1964-1985), y según la agencia Reuters, entendía que los inmigrantes eran “una amenaza”. El expresidente Michel Temer cambió la mirada para garantizarles “prácticamente los mismos derechos que a los nacionales”.

Ahora, la ley “criminaliza la xenofobia, el racismo y cualquier forma de discriminación a los migrantes, quienes pasan también a tener derechos a participar en sindicatos y protestas políticas”.

Asimismo, se empezó a reducir los trámites burocráticos “exigidos a quienes buscan refugio o residencia en Brasil”.

Argentina

La Ley 23.592 (publicada en 1989) protege de discriminación en todo el sentido de la palabra, desde la raza, religión, nacional, hasta posición económica y características físicas.

Si la denuncia de discriminación es aceptada, se le puede pedir una indemnización al agresor. Además, este puede ir a la cárcel (entre un mes a tres años) si es que:

  • Es parte de una organización que discrimina
  • Hace propaganda sobre la superioridad de una raza o religión
  • Alienta la persecución o el odio

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario