ACNUR: Indígenas venezolanos en Guyana precisan ayuda humanitaria urgente

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on telegram
Telegram

Unos 2500 indígenas Warao de Venezuela viven en zonas guyanesas remotas y de difícil acceso, padeciendo grandes necesidades agravadas por la pandemia de COVID-19. La mayoría come solo una vez al día y carece de empleo, señala la agencia para los refugiados, que llama a la comunidad internacional a responder a la emergencia.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) informó que de los 24.500 refugiados y migrantes venezolanos que se encuentran en Guyana, 2.500 son indígenas del pueblo Warao, asentados en áreas a las que es muy difícil llegar, sin acceso a servicios básicos y sin asistencia humanitaria.

La representante de la Oficina Regional de ACNUR en Panamá destacó la precariedad en que viven las familias venezolanas Warao. Afirmó que urge una mayor presencia humanitaria y el apoyo de la comunidad internacional para ayudar al gobierno guyanés a aliviar la situación de esas personas.

Philippa Candler expresó gran preocupación por esas comunidades, cuyo acceso a los servicios básicos es muy limitado o nulo y cuyas necesidades se han agudizado debido a la recesión económica derivada de la pandemia de COVID-19.

Una comida al día

Según las evaluaciones realizadas en octubre y noviembre entre los hogares de refugiados y migrantes Warao, la mayoría hace solo una comida al día, o a veces ninguna.

Además, carecen de oportunidades de empleo formal; por lo que desempeñan trabajos ocasionales que a menudo les pagan con comida. Muchos se ven obligados a mendigar o dependen de una ayuda humanitaria que no se les puede entregar con regularidad, debido a la lejanía de los asentamientos y a la falta de infraestructura de transporte.

Candler indicó que la mayor parte de las familias Warao no tiene acceso al agua potable, por lo que depende de los ríos para hidratarse y asearse.

El personal de ACNUR en la región recibió información sobre que, la semana pasada, un niño Warao del asentamiento en Anabisi murió por desnutrición, y que varios más fueron hospitalizados por el mismo motivo o por enfermedades relacionadas con la falta de saneamiento en que viven.

Entrega de asistencia

Para ayudar atender la emergencia humanitaria, ACNUR asiste al gobierno guyanés en los operativos de respuesta y distribuye cestas de comida, lámparas solares, mosquiteros, tabletas purificadoras de agua y otros insumos básicos a unos 400 indígenas Warao que se encuentran en el norte de Guyana.

La agencia apoya a los 24.500 migrantes y refugiados venezolanos en Guyana brindándoles refugio y asesoramiento para que accedan a servicios educativos. Asimismo, auxilia a las comunidades de acogida y tiene servicios de interpretación para que los venezolanos se beneficien de los programas de salud y vacunación contra el COVID-19 y de otras prestaciones gubernamentales.

ACNUR colabora con los países de la región para dar alojamiento adecuado y acceso a alimentos, servicios médicos y educativos para las poblaciones indígenas de Venezuela. También trabaja con las comunidades indígenas para fortalecer sus estructuras de liderazgo, preservar su identidad y proteger su conocimiento tradicional y patrimonio cultural.

Plan para los migrantes y refugiados venezolanos

La labor de ACNUR forma parte de la respuesta interinstitucional para los cinco millones de refugiados y migrantes de Venezuela alojados en América Latina y el Caribe.

La Agencia de la ONU está presente en 17 países bajo este plan humanitario, que requiere de cuantiosos fondos y que, hasta la fecha, solo ha sido financiado en un 43,6%.

El Plan hará un nuevo llamamiento el próximo 9 de diciembre con miras a reunir recursos para sus tareas durante 2022.

Swisslatin / ONU Noticias

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario