Nacionales

93 reclusos han muerto en el primer semestre de 2019

Descifrado
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones, Humberto Prado, informó que murieron 93 detenidos en los centros de reclusión policial del país en el primer semestre del año.

Entre las principales causas de muerte sobresalen la violencia, enfermedades como hepatitis, tuberculosis, VIH, además de desnutrición y suicidio.

Explicó que esa cifra de presos fallecidos supera las muertes del año pasado y casi dobla las del primer trimestre de 2019.

A su vez, criticó la posición reciente de la Ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, quien señaló que si los americanos atacaban a Venezuela con los “marines” el Gobierno tenía en las cárceles más de 45.000 presos, poniendo en evidencia el “grado de confusión mental que tiene”, ya que es obligación del Estado proteger a los reclusos, quienes deben ser respetados, educados y dotarlos de las herramientas para que puedan reinsertarse nuevamente en la sociedad, una vez que cumplan sus condenas. 

Señaló que la situación en las cárceles es dramática desde el punto del hacinamiento, extiendo en muchas de ellas más del 125 % de excesos de reclusos, indicando que también es caótica la situación desde el punto de vista de la violencia permanente,  la corrupción persiste a todos los niveles, continúa el tráfico de armas y drogas y buena parte de los reclusos presentan severos problemas de desnutrición.

Destacó que persiste un enorme retraso en los procesos judiciales, donde muchos de los reclusos no tienen la menor idea sobre cuál es la situación de los juicios en su contra; muchos tienen boletas de excarcelación expedidas por tribunales, pero los cuerpos de seguridad desacatan estas órdenes, debido a que no existe en el país la necesaria separación de poderes. 

El director del OVP enfatizó que una persona detenida debe ser presentada ante un tribunal en un plazo de 48 horas para que el juez decida si queda en libertad o continúa presa y, por tanto, se le debe asignar un sitio de reclusión que no sea un calabozo policial, esto en referencia a la gran cantidad de presos evadidos de los calabozos policiales.

Igualmente, expresó que los policías no fueron formados para cuidar detenidos, sino para velar por la seguridad de los ciudadanos:

La ciudadanía está desprotegida (…) Han cerrado cárceles y los calabozos policiales los han convertido en penales”, aseguró.

Asimismo, Prado aclara que “en Venezuela no existen centros preventivos de reclusión” y que todo lo que no sea una cárcel formal es simplemente un calabozo policial.

Aseguró que existen 42 mil personas privadas de libertad, cuando la capacidad es solo de 8 mil, en todos los calabozos que no cuentan con las condiciones adecuadas de un centro de reclusión formal:

El único Centro Preventivo era Marite, en Maracaibo, y durante la gestión del gobernador Francisco Arias Cardenas decidió separarse de la responsabilidad y se lo entregó al Ministerio Penitenciario”, añadió Prado.

Por otro parte, durante una actividad sobre el Día Internacional del Recluso, conmemorado cada 18 de julio, la coordinadora del OVP, Beatriz Vento, informó que los familiares de los privados de libertad tienen dudas sobre el por qué de las deficiencias de los servicios básicos en los centros de reclusión, los cuales desmejoraron luego de la visita de Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, el pasado 19 de junio.

Con información de El impulso.

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario