Diáspora

80 % de los migrantes venezolanos tienen entre 15 y 49 años de edad

Cortesía
Redacción Papagayo
Escrito por Redacción Papagayo

Venezuela perdió a su población en edad productiva, así lo denuncia Anitza Freitez, directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) al revelar que el 80 % de los migrantes venezolanos tienen entre 15 y 49 años. Y el 57 % se encuentra entre 15 y 29 años.

Durante el seminario internacional “Horizontes de la migración venezolana: retos para su inserción en América Latina”, la académica explicó: “Es una población que ya no tenemos en el país. Como consecuencia, hay una aceleración del proceso de envejecimiento, dijo

Eso significa que la relación de dependencia —indicador que se utiliza para determinar el número de dependientes que hay por cada 100 personas en edad de trabajar— aumentó. Freitez también señaló que se esperaba una coyuntura favorable en términos demográficos entre los años 2000 y 2040, según cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) con base en el Censo 2011.

En ese periodo se alcanzaría un nivel de estabilidad de 58 dependientes —personas entre 0 y 14 años y más de 60 años por cada 100 personas en edades activas.

Ese bono demográfico aparentemente lo perdimos. Ya estamos repuntando en nuestra relación de dependencia. La oportunidad se convirtió en un postigo donde no llegó a entrar la luz para que creciera todo lo que se esperaba que podía crecer en una coyuntura demográfica favorable como es la etapa del bono demográfico, manifestó Freitez.

Los obstáculos vienen dados, explicó, por la crisis económica, un tejido institucional destruido, cambios en las configuraciones familiares relacionados con el cuidado de los adultos mayores (se quedaron solos en algunos casos) y el sistema de protección social del país.

Con la salida del país de 4,6 millones de venezolanos desde 2015, ahora las estimaciones de las Naciones Unidas reportan un incremento de 65 dependientes por cada 100 personas en edades activas, una variación de 7 puntos en 5 años: Esa variación que normalmente tiene un ritmo lento, una inercia de cambio más suave, es muy abrupta”, destacó Freitez.

En 2015 el INE y Naciones Unidas coincidían en proyectar la población en 32,6 millones de personas. Sin embargo, en palabras de Freitez , para 2020 hay una discrepancia de 4 millones entre las dos fuentes. Naciones Unidas, tras la migración masiva, la calcula 28,4 millones para el próximo año.

En un quinquenio el país tuvo una pérdida considerable de población, debido fundamentalmente a la migración, pero también hay efectos de natalidad y mortalidad, aclaró la investigadora.

Pesimismo

Freites se confesó pesimista en cuanto al retorno de la población venezolana migrante, al menos en tan corto plazo y en tanta cantidad como cuando salieron del país. El nivel de destrucción que hay en lo social e institucional no es algo que se vaya a reparar en tres días”, advirtió.

Señaló que para los jóvenes que cruzaron las fronteras sin cargas familiares, el atractivo para retornar a suelo patrio va más allá.

Los factores tienen que ver no solo con un cambio de Gobierno, la migración es un proceso costoso y regresar tiene a su vez otros costos, hay que sacar muy bien las cuentas antes, sobre todo quienes han conformado familias afuera”, acotó.

Preocupación internacional

La actividad que tuvo lugar en el Aula Magna de la UCAB contó además con la participación de expertos internacionales como Fernando Lozano con Crisis y migración de población venezolana. Entre la desprotección y la seguridad jurídica en Latinoamérica; José Koechlin (videollamada) con “Impacto laboral de la inmigración venezolana en el Perú” y Ronal Rodríguez (videollamada) con “Política migratoria en Colombia y su impacto en la migración venezolana”.

Tanto Koechlin como Rodríguez aportaron interesantes datos sobre la situación laboral de venezolanos tanto en Lima, Arequipa y Piura como en el vecino país, basados en encuestas. Por ejemplo, 1.600 encuestas realizadas en dichas ciudades de Perú arrojaron que 92 % de los migrantes cuentan con un trabajo sea formal o informal y que solo hay 4 % de desocupación.

En cuanto a la nación neogranadina se dieron a conocer datos tales como que Bogotá, Cúcuta, Barranquilla, Medellín y Cali son las zonas donde se encuentra el mayor número de migrantes venezolanos y que se han destinado 124 millones de dólares en atención médica a 3.931.799 personas residentes y en tránsito.

También intervinieron Gerardo González con “De las islas inútiles a las islas útiles: Migración venezolana a Aruba Curazao, Bonaire y St. Maarten 2014- 2019” y Manuel Delgado con “Inserción ocupacional y trayectoria laboral de personas venezolanas en México y Estados Unidos: profesionales del sector petrolero en Villahermosa y Houston”, entre otros.

Los retos, según Freitez, son: formulación de políticas y desarrollo institucional para la atención del adulto mayor. “Nos toca encarar este proceso de envejecimiento en una situación más adversa de la que teníamos hace dos décadas.

Estas declaraciones forman parte de la ponencia de Freitez “Transición de un proceso de emigración calificada a migración masiva”, del foro que se realizó en el Aula Magna de la de la UCAB.

Con información de CrónicaUno y Efecto Cocuyo.

Sobre el autor

Redacción Papagayo

Redacción Papagayo

Deja un comentario